Listas: Mucho «busca» y mucho «chanta» al acecho…

Con la presentación de las listas para los cargos nacionales, senadores y diputados, quedaron en evidencia dos cosas: que los partidos políticos tal como los conocemos ahora han dejado de existir y que algunos buscas y chantas, con tal de conseguir un cargo legislativo, son capaces de caer en actitudes realmente miserables. El entrecruzamiento de nombres de un lado a otro sin ningún tipo de complejo, llevando el transfuguismo a su máxima expresión, dejó en evidencia que las agrupaciones políticas han dejado de ser lo que eran hasta ahora, y que será necesario refundar el sistema de partidos políticos en la Argentina.

El PJ; la UCR; el PRS, y otros, murieron a partir del viraje que hicieron algunos de sus dirigentes que no tuvieron en cuenta ni la filosofía, los postulados, la esencia, la doctrina y ni que hablar de la ideología, si existía alguna, y saltaron el cerco en la búsqueda de una banca.

Ninguno de los que hicieron esto, pensó cómo recibiría esa actitud el ciudadano de a pie que se sintió desilusionado y también estafado con la actitud de aquellos dirigentes políticos que pensaban, inocentemente, que representaban el sentir de su partido político.

Hace rato que las tiendas políticas han dejado de ser ese espacio adónde se debatían, discutían y defendían ideas.

Hoy, son simples sellos de goma, cajas vacías, que nuclean a personas sin compromisos doctrinarios y que los usan como trampolines para acceder a espacios de poder, cualesquiera sean estos, que le garanticen bienestar personal y eso el ciudadano lo percibe, por eso son cada vez más los que renuncian a las afiliaciones partidarias y desconfían de todos los dirigentes poniendo, injustamente en la misma bolsa, a aquellos nobles junto con los “buscapinas” y oportunistas.

Por eso, más allá que nadie lo reconozca públicamente, será hora de replantear y armar nuevos partidos políticos de cara a las necesidades de una sociedad que exige compromisos genuinos de parte de aquellos que se dicen dirigentes.

Es eso, quizás, lo más grave que vive la Argentina en este tiempo: la crisis dirigencial.

La política, con estas escenas dantescas que vivimos en esta presentación de listas para cargos nacionales, es un claro ejemplo de la terrible caída dirigencial.

En Salta, hubieron hechos lamentables por parte de oportunistas, travestidos de dirigentes, que usaron la mentira y los aprietes descarados para evitar que se presentarán otras listas y evitar así ir a las PASO.

El “dice fulano”, fue la herramienta usada con la que intentaron bajar adversarios.

Esto se vivió tanto en “Juntos por el Cambio” como en el “Frente de Todos” y también en «Consenso Federal», donde algunos personajes oscuros buscaron, por todos los medios, aparecer como los “elegidos” por el dedo de algún encumbrado dirigente nacional para imponer sus apetencias libres de competencias.

Pero a pesar de sus esfuerzos, sus artilugios falaces quedaron en evidencia y sus ambiciones egoístas prontamente rodaron por el suelo.

Esos tipejos de baja calidad moral y ética, tendrán, habiendo fallado sus triquiñuelas fascistas, que ir a las elecciones primarias y ganarlas si quieren quedarse con las candidaturas definitivas.

Las listas nacionales ya están inscriptas como corresponde y ahora deberán esperar, al 12 de julio, para dar comienzo formal a la campaña política aunque todos sabemos que ya están lanzados a la caza de los votos para salir airosos de esta primera parte del proceso electoral 2019.

Tendrán que trabajar mucho para convencer a los ciudadanos de sus bondades como políticos.

“La gente pueda ser que coma vidrio pero no lo mastica y tampoco lo traga”, dijo un vecino a modo de ejemplo de las que, asegura, serán las falsas promesas que comenzarán a escuchar por parte de los precandidatos.

Llega la hora de los olvidados, de los usados y de los engañados, para hacer justicia.

Llega la hora de los ciudadanos.

Llega el momento para premiar y para castigar.

Premiar al que cumplió y castigar a los panqueques, los saltimbanquis, los chantas, los que dicen que los votantes son todos boludos y no se dan cuenta de las trapisondas que hicieron y seguirán haciendo con tal de conservar privilegios.

Llega la hora de elegir bien y desterrar para siempre de los cenáculos políticos, a tanto sinvergüenza vestido con ropaje fino, nada más que para seguir timando a gente, sobre todo la más humilde, que en verdad espera que alguien se ocupe de manera sincera, honesta y eficiente, de resolver los problemas a lo que se enfrentan todos los días.

Los que abusaron y piensan que podrán seguir abusando de sus posiciones acomodadas para continuar embaucando, tienen que darse cuenta que ya están identificados y que los tiempos de recibir regalos de los Reyes Magos todo el año, en esta elección llegará definitivamente a su fin.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes