El “Congreso de los semidioses”

P.J. salteño: ¡Y el nombre de José Urtubey ya no suena lejano!

Ya prácticamente a nadie, hablando del conjunto de la ciudadanía salteña, le importa un rábano que se dice, se hace o se deshace en los tradicionales -y obligatorios por ley- “Congresos Justicialistas” que de soberanos en algún tiempo de liderazgos verdaderos fueron reduciéndose a penosos encuentros de amanuenses del mandamás de turno. Sea en el gobierno… sea en alguna ocasional etapa de oposición como sucedió en esta Salta post recuperación democrática de 1983 cuando en el ´91 una interna feroz pletórica de traiciones al último caudillo peronista Roberto Romero posibilitó la victoria del luego rematado Partido Renovador, convertido en servil furgón de cola del poder vigente hoy macrista pero ayer no más cristinokirchnerista visceral.

No obstante, como nada escapa a la política por natural imperio del funcionamiento institucional de un país que aún busca y no logra reconstruir una democracia y hasta la misma República, el Congreso del P.J. de Urtubey realizado en la localidad vallista de Coronel Moldes merece el análisis profundo desde el momento en que allí se legalizan aunque no se las expliquen a los obedientes congresales, los propósitos no siempre visibles de los gobernantes de turno.

Porque el que crea que Juan Manuel Urtubey fue al municipio de Coronel Moldes (dicho sea de paso intervenido por latrocinios y corrupción cometidos dentro de su propia gestión) a predicar doctrina y a proclamar que su P.J. es una prístina expresión de transparencia democrática sobre todo en la determinación de las candidaturas, realmente es un bodoque o cuanto menos un cómplice de la política puesta al servicio de los negocios e intereses particulares y en poco o nada al servicio de los ciudadanos.

Dicho en buen romance, al servicio de los asaltantes de la política que de mendigos se convirtieron (y convierten aún, quizás con menor impunidad que en la década estragada K) “mágicamente” de mendigos a millonarios. Y sin rubores.

La cuestión era cumplir con la ley que obliga a “rendir cuentas” a los partidos políticos en esos particulares encuentros de levantamanos y excepcionalmente con una o un par de voces críticas que se sepultan con las votaciones disciplinadas a fuerza de las chequeras fundamentalmente sobre los municipios.

Dejando de lado el también pertinente enfoque clasista para no extender en demasía el debate sobre estos soberanos congresos, es ineludible la referencia al nepotismo.

Son los propios compañeros peronistas congresales -tal su correcto trato histórico- los que si bien votan cuanta moción prefabricada en cerrados cenáculos les plantean en un callejón sin salida, luego refunfuñan tardíamente aún a sabiendas que nada puede torcer el rumbo ordenado como por decreto.

Así, hoy, después de la formalidad del encuentro partidario y ya de paseo por las tierras moldeñas, rememoraron similares convocatorias y trascendentes decisiones sobre candidaturas como las de la multipartidaria y multiideológica hoy senadora nacional “peronista urtubeísta” Cristina Fiore, o la del propio hermano del gobernador Rodolfo “El Tolo” Urtubey, de escasos pergaminos militantes pero también senador nacional por el “imperio del dedo”. Y la lista sigue. Por supuesto.

Nada hace pensar que aunque el gobernador, inspirado por el clima jubiloso del congreso -valga la figura- proclamara con toda energía y las venas inflamadas por el fervor que de ahora en más los candidatos surgirán de las bases, democráticamente, sin la arbitrariedad de “el dedo”, lo que viene en esta historia o historieta política será precisamente una muestra de democracia ateniense. Todo lo contrario.

Todo lo contrario puesto que con seguridad absoluta los protagonistas regresaron de la asamblea y de la degustación ineludible de pejerreyes del Cabra Corral, seguros que en el PJ de Juan Manuel se viene como tiro otro Urtubey candidato.

Ese “yo no voy a proscribir a nadie” convertido en la nueva muletilla del gobernador a partir de su último interesante reportaje con el colega Mario Ernesto Peña en “Cara a Cara TV” no pasa desapercibido ni para el más distraído de los congresales y los afiliados y simpatizantes.

¡Apurate José… que se viene el voto! coincidían los muchachos del entorno íntimo imitando los tonos de Teresa Parodi, pero refiriéndose al vicepresidente de la Unión Industrial Argentina que con seguridad Odol ya no sólo es el candidato “in pectore” del number one del poder actual provinciano para el premio consuelo del 2017 como diputado nacional, sino que ya es el que tiene asegurado un lugar en la gatera del 2019 para la carrera por la gobernación.

Obviamente… ¡con el caballo del comisario…!

Las enseñanzas de Perón

y posibles “resistencias”

Pero esta vez el obediente congreso -si bien no rompió los moldes tradicionales de la obediencia y en casos los de la infaltable alcahuetería- se encargó de encender a posteriori y para consumo interno algunos fuegos de artificio. Que si bien escasos, sirven para la especulación o el entretenimiento de los cronistas.

Por ejemplo la tardía “rebelión” contra la ratificación ordenada obviamente por el indiscutible Juan Manuel, de quien es su principal -sino única- espada con capacidad política: el tan controvertido como involteable (cabe el barbarismo) Manuel Santiago Godoy, eterno presidente de la Cámara de Diputados y también como lo re re re eligió el soberano congreso de los obedientes, Presidente de la Comisión de Acción Política, de no muy lucidas performances electorales.

El genio de Perón dejó en su legado, y pensando en que los más lúcidos de sus herederos al menos lo leyeran, reflexiones que calzaron y calzan como anillo al dedo en ocasiones como ésta que en este Panorama se desmenuzan más con rasgos de divertimento que de seriedad política.

“Algunas veces -decía el viejo General siempre rejuveneciendo su doctrina- los conductores creen que han llegado al cenáculo de su gloria y se sienten semidioses. Entonces “meten la pata” todos los días.

Los conductores son solamente hombres, con todas las miserias, aún cuando con todas las virtudes de los demás hombres.

Cuando un conductor cree que ha llegado a ser un enviado de Dios, comienza a perderse.

Abusa de su autoridad y de su poder: no respeta a los hombres y desprecia al pueblo.

Allí comienza a firmar su sentencia de muerte…”

Juan Manuel Urtubey -en los albores de su gestión ya como gobernador- contó con orgullo a este cronista que su libro de cabecera en materia política era “Conducción Política” y más aún le precisó que desde siempre -valga la figura- lo guarda en su mesa de luz. Al alcance de sus manos. De ese libro, precisamente, es el texto que acabamos de transcribir. Para él, que vaya como anécdota; pero para muchos -demasiados- de sus “mejores muchachos” “compañeros” y “socios electorales” que sea con un sentido de novedad editorial. Buena falta les hace, lo sabe Urtubey mejor que nadie. Pero eso es harina de otro costal. O será para otro Panorama.

Sigamos con los ecos de la pantomima “política” (Nótense las comillas) de Coronel Moldes.

Tras la partida del helicóptero en vuelo de retorno a la paz hogareña (aunque algunos maledicentes que nunca faltan dijeron que fue en su poderosa zanella de 50 cc similar a la de algunos de sus ministros y amigos motoqueros) los periodistas se solazaron un rato con posibles “resistentes” a lo ordenado en el congreso.

Así fue cómo lo cruzaron -dialécticamente y en ausencia por supuesto- al posible diputado “fija” para el 2017 y firme sucesor para la gobernación del 2019, José Urtubey, asegurando que esta vez no le será tan fácil a Juan Manuel a cumplir todos sus caprichos.

Así se escuchó musitar cosas como éstas: “Ya no correrá más aquel slogan espantoso y clasista de “la misma sangre” utilizado para imponerlo “al Tolo”, ni lo de “las compañeras al poder” imaginado para consagrarla -vía intramuscular colectiva- como senadora nacional a la inidentificable partidaria, ideológica y doctrinariamente Cristina Fiore. Cayendo en la volteada, por supuesto los Javier David, los Godoy, los Parodi, las Calletti, las Diez, Los Quilodranes, Los Posadas, los Sylvesteres, los Zottos, los Villalbas, los Chichos Mazzones, los Topos, los “radicales K”, los socialoides urtubeístas de Libres del Sur, y todos los tan bien bautizados como “gerentes de la política” por el punzante lenguaje del presidente de la Cámara de Diputados y de la Comisión de Acción Política del P.J.U., Manuel Santiago Godoy, “El Indio”.

Párrafo aparte para un par de excepciones por coherentes como lo son el presidente del Foro de Intendentes de Salta y su par el que fue fundador de ese bastión de lucha en el gobierno de Ulloa, el mercedeño y testa dura Juan Ángel “Gallego” Pérez. Ambos frustrados pretendientes de una autocrítica en serio tras el deterioro y el vaciamiento del partido, que abrió las puertas a una legión de aventureros en desmedro de un sinnúmero de dirigentes que se vieron forzados a emigrar determinando para el PJ verdaderas catástrofes como las derrotas contundentes en el principal distrito electoral de la provincia como lo es la Capital.

Mario Cuenca, el intendente de Campo Santo que recibió un Foro convertido en apéndice de la chequera del Poder Ejecutivo, procura desde el inicio de su gestión recuperar el valioso y merecido espacio político que le corresponde dentro del poder y en este caso del Partido Justicialista. Ello, para muchos, una verdadera utopía habida cuenta del rígido personalismo del gobernador, que calladamente acatan y ejecutan sus principales funcionarios.

Utopía no ajena de ingenuidad la del Foro y sus pocos adherentes al intento de una “resistencia” interna, tal como terminan de comprobarlo en el Congreso de Moldes donde con el reconocimiento de un José Urtubey que “viene marchando” para encabezar toda lista oficial de candidatos ya en las parlamentarias del año que viene como en la decisiva del 2019 por la sucesión del gobernador, disipa cualquier aspiración en contrario.

Así las cosas, de nada le sirve al titular del Foro de Intendentes proclamar de tanto en tanto que a los intendentes sólo los palmean (y les aumentan las limosnas) cuando los necesitan como buscavotos, mientras que tras la cosecha de las urnas los ministros ni los atienden cuando no los tratan de “buscas”

Además, en aquel Foro inicialmente real protagonista del tablero político provinciano, hoy sometido hasta a irreverentes telefonazos ministeriales, algunos tratan de sostener el sueño de una candidatura de peso, como podría ser, el año que viene, para una banca de diputado nacional.

A los muchachos de Cuenca, que marcharon a la hoguera hábilmente “asesorados” por operadores del centralismo del gobierno que los empaquetó y embaló para que lanzaran la insostenible candidatura del intendente de Pichanal Julio Jalit, sin duda les va a costar mucho esfuerzo otro intento, como algunos ya piensan podrían hacer postulando a uno no vulnerable como el ya mencionado mercedeño Pérez.

Eso fue, realmente, una trampa enorme. Creyendo en el supuesto aval del Grand Bourg, Jalil subió al cadalso y una guillotina mediática en complicidad con esos buenos muchachos asesores cayó sin piedad. Primero sobre el ilusionado norteño de los pagos de los Rallé, y consecuentemente sobre la osadía del Foro.

Espacio político el de esas candidaturas importantes al que los intendentes tienen -vale repetirlo- absoluto derecho. Aunque como están dadas las cosas el camino para ellos sólo les abre un resquicio bien atrás, “en la cola”, en el “banco de los suplentes” del equipo cuya cabeza es patrimonio de “la conducción” o más bien pura y exclusivamente “del conductor”.

Aquellos hombres a los que el líder Juan Domingo les remarcaba con insistencia que la conducción es un arte con el que se nace pero que también se demuestra con un perfecto equilibrio. Y agregaríamos nosotros en esta Argentina presente post Cristina K: sin iracundias ni histerias, ni desbordes ciclotímicos.

La arenga de Juan Manuel en Moldes

Veterano en las lides de estos particulares y amañados congresos donde todo el catering va envasado y es inmodificable, Juan Manuel Urtubey, presidente del partido y gobernador, semblanteó sin sorpresa alguna su público y fue así como improvisó su obligada arenga evidentemente sin esfuerzos doctrinarios, filosóficos ni estratégicos. No hacía falta.

Eso sí, galvanizó lo que horas antes ya había confirmado -casi sutilmente- en la televisión, más precisamente en el programa “Cara a Cara” del periodista Mario Ernesto Peña, diciendo que para las candidaturas venideras de las legislativas nacionales del año que viene y las vitales del 2019 donde se juega la gobernación, él, democráticamente, “no va a proscribir a nadie”.

No hizo falta que diga: “¡Ni a mi hermano José!”

Pues bien, y para que nadie de los amanuenses de su entorno, ni él mismo, se escandalicen por lo que se comenta periodísticamente, leamos el informe oficial (textual) del P.J.U. de Salta sobre ese discurso realmente “flojito” y notablemente apurado:

  • “En Salta, el peronismo está de pie. Lo dijo el presidente del PJ salteño, Juan Manuel Urtubey en el Congreso partidario realizado hoy (por el sábado pasado) en Coronel Moldes. Aseguró que la Argentina está mirando al norte por lo que hay que ser conscientes y responsables del lugar y momento históricos que han colocado a Salta en el centro de la escena peronista nacional.

Durante el Congreso partidario realizado hoy en Coronel Moldes, el presidente del PJ salteño y gobernador Juan Manuel Urtubey aseguró que “tenemos un peronismo de pie en la provincia de Salta”

Lo dijo al reflexionar sobre los resultados de las últimas elecciones: “El partido sufrió una derrota histórica, siendo desplazado de los sectores de poder en las principales provincias argentinas, pero eso nos debe llevar a reflexionar cuáles son los parámetros de acción y participación frente a la sociedad”.

Sin embargo y en el contexto de la crisis nacional, reconoció que en la Provincia cada uno de sus intendentes y el Gobernador han podido cumplir con sus obligaciones. “Hemos podido seguir participando en inversión pública para garantizar servicios a los más vulnerables y si bien es necesario hacer una autocrítica, el árbol no nos puede tapar el bosque; en Salta gobierna un gobierno peronista; la Argentina está mirando al norte y debemos ser conscientes. Tenemos que ser responsables del lugar y momento históricos”, indicó.

Además resaltó la importancia de abrir espacios de diálogo y participación. Por ello recalcó que “a un dirigente peronista nadie le tiene que dar permiso ni para habar, ni para participar, ni para pelear”, porque “tenemos que garantizar que en Salta los sectores más vulnerables tengan un canal de expresión”.

Es así que como presidente del partido garantizó la absoluta transparencia y la participación electoral de todos los partidarios en cada uno de los departamentos; “queremos un peronismo libre y democrático y garantizaremos que eso suceda. No se trata de que se dé espacios, sino de ganárselos; salgan a pelear por su posición, nadie pondrá a dedo a nadie en ningún lado”.

Añadió que se avecina un gran año para la provincia gracias a un trabajo articulado entre los intendentes, el Gobierno provincial y nacional, porque el 2017 será el de mayor inversión en obra pública de la historia de Salta. “Así le vamos a pelear a la recesión, al desempleo: con inversión pública”.

“Nosotros no estamos para opinar que hace bien o mal otro partido o gobierno, sino para cambiarle la realidad a la gente y lo tenemos que hacer cada uno desde nuestro lugar”, indicó.

También dijo que en los lugares de la Provincia donde el partido perdió, “debemos entender que probablemente seamos nosotros, los dirigentes, los que nos equivocamos, no la gente. Si el pueblo quiso cambiar hay que buscar nuestras propias culpas”.

Recordó que ya se promulgó la ley de paridad de género en la provincia, dando un ejemplo en la Argentina de lo que es la posibilidad de que las mujeres sean representadas.

Por último, llamó a resignificar el sentido de la militancia en este siglo XXI donde ha cambiado el modo de hacer política: “Ser peronista no es sólo participar de los procesos electorales, sino militar todos los días, es hacer militancia social. No se puede pelear por el poder en sí mismo; el poder es hacer para los más humildes”, finalizó.

Godoy ratificó al ex PRS (Hoy PARES)

de Fiore como furgón de cola del P.J.U.

Plenamente consciente que su ratificación (con el guiño de Juan Manuel Urtubey) como titular de la cuestionada Comisión de Acción Política del Partido Justicialista de Salta en el adocenado Congreso de Coronel Moldes, el presidente de la Cámara de Diputados Manuel Santiago Godoy ignoró olímpicamente a sus habituales cuestionadores y con su habilidad de viejo zorro en estas lides finalmente fue el que “bajó línea” para los próximos pasos del partido con vistas a las elecciones del 2017 y 2019.

Y lo hizo para marcar a fuego por sobre todas las cosas su supremacía en las candidaturas aunque se vuelva a repetir el mismo, o algo similar, al frente electoral urtubeísta vigente desde el 2007 a la fecha con algunas deserciones intrascendentes.

Para Godoy, en los desafíos de las urnas venideros los eventuales “socios” como por ejemplo los radicales K o “cash”; los ex renovadores hoy fioristas U; los “Libres del Sur” raras avis que se sienten la “izquierda” de un Urtubey hoy más macrista que un Marcos Peña o Rogelio Frigerio o la mismísima María Eugenia Vidal, etcétera, no podrán repetir sus listas como sub lemas del PJ convertidas finalmente en roba votos peronistas.

Por supuesto que en su arenga ante la impávida asamblea, Godoy, como primera espada de Urtubey cuidó muy bien el detalle de ponderar la alianza con el extinto PRS hoy rebautizado PARES, que seguramente en los nuevos repartos de las tortas del poder tendrán alguna feta.

Aunque sea delgadísima, como sucedió con las dos vice gobernaciones para procesiones usufructuadas por el hoy aún sin sello de partido propio, Andrés Zottos; quien, dicho sea de paso, ya anticipó que se le encendió la lamparita para intentar o inventar uno nuevo que aspire arrimarse a la mesa de los banquetes del PJ.

Godoy, con la fusta bajo el brazo -valga la exageración- cerró el encuentro moldeño anticipando además a sus oyentes que allá por marzo los volverán a convocar para un congreso extraordinario donde -especuló o advirtió- acordaremos las candidaturas de todo el mapa electoral provinciano… “o iremos a internas…”

Por si quedaran dudas del enfoque del Presidente de la Comisión de Acción Política, lea con atención algunos de sus dichos que, más claros, imposible:

  • "Debemos plantear trabajar con nuestra gente de aquí hasta mayo, fortalecer el partido y ver si planteamos un acuerdo. Porque si vamos en un frente y nos ponen como condición "vení en ayunas'', les digo no.

  • Primero vamos a fortalecer el partido y establecer condiciones; eso no quiere decir que no estoy de acuerdo con un frente, debemos reconstruir y ver qué hicimos mal, porque si el frente significa hacer un montón de partiditos para quitarnos votos a nosotros, no estoy de acuerdo.

  • "Nuestros socios son los renovadores y los del Partido de la Victoria…

  • Quiero escucharlos a los kirchneristas que digan en qué nos equivocamos cuando ellos estaban en el poder nacional…

  • A los del Partido de la Victoria que se nutren de nuestros dirigentes para subsistir.

  • … Y a los renovadores que por suerte cambiaron al presidente y tienen una mujer con más diálogo”.

Así está la política lugareña por estos tiempos. Como es notorio, la grieta real está entre los dirigentes y el pueblo.

Los juicios de valor, naturalmente, corren por su cuenta, sagaz, leal y constante lector nuestro de cada fin de semana.

El análisis periodístico en www.quepasasalta.com

Mientras patrocina y financia la instalación de otro hermano, Urtubey dijo que “¡No se pondrá a nadie a dedo!”

“Así lo afirmó este sábado en Coronel Moldes ante algo más de 80 congresales del PJ de toda la provincia que participaron de un tibio encuentro en el que no hubo definiciones importantes y solo algunos discursos con más de lo mismo. El presidente del PJ local y gobernador Juan Manuel Urtubey muestra una clara incoherencia entre sus dichos y los hechos palpables.

Este sábado aseguró en su discurso durante el Congreso del PJ en Coronel Moldes que habrá participación electoral de todos los partidarios en cada uno de los departamentos; “queremos un peronismo libre y democrático y garantizaremos que eso suceda. No se trata de que se dé espacios, sino de ganárselos; salgan a pelear por su posición, nadie pondrá a dedo a nadie en ningún lado”.

Esto que repite cada vez que empieza a moverse el tablero electoral tiene ya poca credibilidad entre quienes sufrieron los “dedazos” y fueron bajados abruptamente de las listas para colocar al “elegido”. Así pasó en cada elección y quienes se animan a desafiar el poder supremo del dueño de la voluntad peronista de Salta sufren el “escarnio” público o son castigados con la pérdida de recursos para sus municipios o el aislamiento político y ven cerrar herméticamente las puertas de todos los despachos del Grand Bourg.

Una clara y palpable muestra del castigo a quienes se les ocurre “pensar” por su propia cuenta en el PJ salteño lo tuvo el grupo de Intendentes que se “osaron” proponer un posible candidato a diputado nacional y nominaron a Julio Jalit quien inmediatamente fue sometido a una “lapidación” mediática con toda la estructura periodística-propagandera del gobierno y desnudaron todos los “desaguisados del Intendente de Pichanal que todos conocen desde hace años y que ante las denuncias de opositores e independientes, éste mismo PJ y gobierno apañaron y respaldaron al ahora “paria”.

Es que la “osadía” de los Intendentes fue de tal magnitud que se metieron justo con el lugar al que el presidente del PJ y gobernador de Salta ya aplicó el “dedazo”: La banca de diputado nacional para su hermano José, para quién se dispuso una infernal maquinaria mediática financiada desde el gobierno para instalarlo.

Éste otro Urtubey ocupará la primera candidatura a diputado nacional del PJ y eso no se discute, porque además, será el encargado de trabajar en la instalación de una dinastía en la provincia, ya que también fue “elegido” por el dedo gobernante de su hermano para ser el candidato a gobernador en el 2019”

De esta manera un Urtubey es gobernador, otro, (Rodolfo), ya ocupa la banca de senador nacional y José será el encargado de poner el apellido en la Cámara de Diputados de la Nación con proyección a mantener el apellido en la cúspide del poder salteño por lo menos hasta el año 2023, aunque con 10 hermanos, el intento de la familia puede ir mucho más allá. (Fuente: www.quepasasalta.com.ar)


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes

© 2015 by Sebagrafic Design.

Visitantes