Casamiento y Presidente: Las prioridades de Urtubey

Por estas horas, sólo dos temas son prioritarios y ocupan las horas del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey: 1º) su casamiento en sólo unos días con Isabel Macedo, y 2º) la instalación a nivel nacional de su figura presidencial.

Las muertes por desnutrición en la provincia que siguen engrosando las estadísticas nacionales, así como los femicidios que ubican a Salta en el segundo lugar nacional; las violaciones a niñas aborígenes; la inseguridad que golpea hasta en los municipios más pequeños; los estragos que hacen el alcohol y el paco entre los jóvenes; la alarmante cantidad de embarazos adolescentes; la falta de compromiso con los ciudadanos por parte de la mayoría de los ocupantes de los despachos oficiales; el desprecio y castigo por parte de algunos de sus funcionarios a quienes se atreven a cuestionar la gestión y otras realidades que golpean fuerte a los sectores más pobres, les resultan increíblemente lejanos.

En su vida actual, no hay tiempo para esas cosas.

Urtubey, a quien algunos de sus más fanáticos “admiradores” grandbourdianos comparan con “JFK” (John Fitzgerald Kennedy), el ex presidente norteamericano, está absolutamente abocado a su gira nacional por lo que prácticamente se ha convertido en un “turista” más en la provincia que gobierna.

A estas alturas, ya resulta natural ver sus fotos en publicaciones de variadas ciudades argentinas adónde, con cualquier pretexto, desembarca con la clara intención de dejar instalada su figura y dejar su visión sobre su partido, el país y su idea de lo que habría que hacer desde el gobierno nacional en los años por venir.

Uno de sus funcionarios, solicitando el obvio off de récord, comentaba que su estrategia para llegar a la Casa Rosada dentro de poco más de tres años está perfectamente estudiada y planificada, por lo que aseguró que nada de lo que haga o deje de hacer estará librado al azar.

“Vos lo conoces a Juan (Manuel Urtubey). Sabés que es muy meticuloso con su carrera política, por eso desde Mayo del año pasado (2015 - cuando ganó la elección provincial y se aseguró un tercer mandato en la provincia) viene trabajando en su campaña presidencial. Tiene a su lado un gran equipo de ex funcionarios y profesionales de primer nivel que son los que les van marcando los pasos que debe dar. Por supuesto que no todo es lo que aportan estos técnicos en marketing y comunicación sino también su propia impronta que es la que le pone a todas las cosas que hace y que le han dado tantos éxitos en la provincia y también en el país”, sostenía.

Por estos días, en el siempre interesante mundo pejotiano, su rostro aparece como el mascarón de proa de la ahora llamada “segunda renovación peronista” y eso contribuye sobremanera en su anhelo de aparecer en todos los medios de comunicación posibles de toda la Argentina.

Por eso huye despavorido cuando a los encuentros de los “renovadores peruquianos” que está invitado, asoman figuras “jurásicas” y ligadas a lo peor de la política como Gildo Insfrán, el gobernador formoseño; José Luis Gioja, el actual presidente del PJ y el hasta hace poco su amigo y “mejor” candidato presidencial Daniel Scioli, quien se ha convertido para él en un verdadero “leproso” del que hay que alejarse lo más posible.

“No podemos hablar de renovación mostrando la jeta de estos impresentables. La gente ya no los puede ni ver. Da pena decirlo pero Daniel (Scioli) es un perdedor y su cercanía a Cristina (Kirchner) lo dejó envuelto en llamas, por eso Urtubey tiene que evitar cualquier foto con ellos que lo haga aparecer como que él es más de lo mismo. Esos tipos hoy son un lastre”, agregaba nuestro interlocutor.

Su andar por la amplia geografía argentina, según sus allegados, no podría ser más exitosa por eso no dudan en dejar su optimismo sobre la mesa y vaticinar los buenos resultados que traerá aparejada esta tarea.

Sin embargo aquí en Salta, la realidad sigue castigando y mucho a sus habitantes, sobre todo a los más vulnerables.

Los datos de la realidad, así lo muestran.

A pesar de haberse creado un ministerio para pelear cuerpo a cuerpo contra la desnutrición, los niños de las comunidades aborígenes siguen muriendo.

Las ganas y el tiempo que el ministro Carlos Abeleira y su equipo le ponen al tema, es indudable que no alcanzan y las criaturas continúan cayendo.

Lo que pasa en las comunidades de los pueblos originarios salteños, sigue siendo para muchos de los ministros, secretarios y directores del gobernador Urtubey un misterio, ya que resulta inexplicable que si se interesaron siempre, como dicen, estos salteños y argentinos sigan viviendo en situaciones de extrema pobreza, cargados de carencias, expuestos a enfermedades del siglo XVIII como el cólera y el dengue, o sigan presas de situaciones como la violación de menores como ocurrió con la nenita wichi, o el abuso de poder que hacen “influyentes amigos” del gobierno para quedarse con sus tierras.

Después de estas nuevas muertes por desnutrición y la violación de la nena wichi, los salteños se preguntan si tiene sentido mantener toda una estructura ministerial como Derechos Humanos, cuando al frente tiene a una funcionaria desaprensiva e inútil como la ministra, Pamela Calleti.

El gobernador, quien dejó la gestión en la práctica a manos de sus ministros de confianza y no en el vice gobernador Miguel Isa, como hubiera correspondido, de esto parece no saber nada.

Seguro que si lo supiera, hubiera tomado medidas para corregir la gestión, habría echado a los inútiles y le tendría garantizado a los salteños un mejor vivir.

“Hablando con gente de otras provincias y municipios que van a las actividades que invitan a Urtubey, inclusive en provincia de Buenos Aires, nos dicen frecuentemente que los salteños somos afortunados de tener un gobernador como Juan Manuel y que por supuesto lo votarían para presidente cuando sea la elección”, aporta otro integrante del staff más cercano al primer mandatario salteño.

¿Urtubey también creerá que los salteños son afortunados de tenerlo a él como Gobernador?

Si se guía por lo que le dice su entorno, seguro que sí.

El problema es que no todos los salteños, en especial el pobrerío, gozan de los beneficios de pertenecer a su círculo íntimo.

Sería bueno que el gobernador distraiga al menos unas horas de los temas “importantes” que ahora le quitan su tiempo, y atienda estas “nimiedades” aunque más no sea para no deteriorar su imagen presidencial ¿no es cierto?...

¿Comentarios sobre el casamiento del Gobernador?

En esta columna no encontrará pero seguro que de ese tema hablarán muchos medios del país.

Sobre eso, solamente diremos que habría que ser muy mal pensados para afirmar que este acontecimiento también se enmarca en su estrategia de campaña presidencial hacia el 2019.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes