GIOJA TIENE OLOR A NAFTALINA…

Urtubey no podría llevar a su escudero ministro político “Juampi” Rodríguez al Congreso Nacional del P.J.

Una fuerte corriente de opinión en la desorientada conducción del Partido Justicialista Nacional como consecuencia de la derrota de su candidato de teflón Daniel Scioli a manos del hoy liberal/peronista Mauricio Macri en alianza con el peronismo ordodoxo o rebelde al kirchnerismo y el fuerte aporte de los radicales, ya anticipó y lo reafirma minuto a minuto, que en el Congreso Nacional previsto para este miércoles uno de los hombres con mayor consenso para presidir el PJ es el veterano sanjuanino José Luis Gioja, ex gobernador y actual diputado nacional.

Ejemplo contundente de lo señalado son las declaraciones de Fernando Espinoza, Presidente del PJ Bonaerense –de indiscutible peso numérico a la hora de definir los congresos partidarios- quien asegura como un mensaje dirigido a todos los distritos del país, que ya ''hay un acuerdo de más del 90 por ciento del peronismo'' en postular al diputado José Luis Gioja, hoy diputado nacional y ex "gobernador de San Juan, un histórico, como conductor del partido a nivel nacional, por considerarlo que es ''el hombre más intachable'' de los posibles candidatos a asumir semejante responsabilidad.

“Así como logramos la unidad de PJ bonaerense, venimos trabajando en la unidad del peronismo nacional'', aseguró Espinoza en relación al Congreso Nacional de mañana en el estadio Obras Sanitarias de la Capital Federal.

Pero hete aquí que si lo anticipado por los bonaerenses con el apoyo de otros distritos fuese cierto y se concretara en la designación del sanjuanino para conducir la reconstrucción de un partido derrotado por obra y gracia de doce años de gobierno del matrimonio Kirchner, nuestro gobernador Juan Manuel Urtubey, que también pretende ser conductor del actual PJ nacional en ruinas, se vería en la ineludible disyuntiva de no poder concurrir al congreso “Pro Gioja” acompañado por su ministro político, el periodista y empresario periodístico Juan Pablo Rodríguez.

Y ello se explica con un razonamiento muy simple: “Juampi” fue el que en la última campaña acuñó entre otras “ingeniosas” definiciones “políticas” aquella que estigmatizaba a otros candidatos opositores a la gestión de Urtubey pero de reconocida pertenencia al justicialismo sugiriéndoles que se mandaran a cuarteles de invierno definitivamente por “viejos…” Viejos –palabras más, palabras menos- “que hieden a naftalina…”

Una expresión indigna para cualquier persona que se precie de respetuosa, y particularmente en este caso por su condición de ministro del Poder Ejecutivo, donde sus palabras indefectiblemente adquieren la representatividad del gobernador.

Por aquellos días y horas previas a una elección, Urtubey, que rezaba responsos poco castizos e iracundos por lo que mostraban las encuestas del departamento Capital, donde se le anticipaba la paliza que al final sufrió aunque también sabía que el clientelismo de las intendencias lo iba a hacer ganar a nivel provincial, nada dijo del exabrupto de su ministro político.

Que es lo mismo que avalar el grave error de no rechazar o refutar dando una breve lección de historia, aquella idéntica descalificación de los “viejos” peronistas que en la década del setenta también fue “postulado” de los revolucionarios que querían tirar todos los días a los “viejos” por la ventana.

Aquella corriente interna de la entonces llamada “Tendencia” equivalente a “La Cámpora” de hoy que fue el nacimiento de lo que en esta última década K, para ellos, derrotados en las urnas, “década ganada”; y obviamente para “Cambiemos” vencedor, una verdadera “década estragada”.

Claro está, lo del setenta fue hasta que el propio Perón los puso en caja y solitos se fueron reculando de la Plaza de Mayo y obviamente de la estructura histórica del justicialismo. Una historia archi conocida que por supuesto algunos ministros de estos tiempos –sino todos- jamás leyeron ni se interesaron ni interesan en conocer.

Sería medio incómodo para nuestro aún joven gobernador abrazarse en este inminente Congreso Nacional del PJ con este reconocido dirigente y militante sanjuanino Gioja, de rostro surcado por arrugas que son como cicatrices de sus largos años de lucha política de peronista, y en el mismo momento presentarle a su neófito ministro político que seguramente podría en ese momento hasta llegar a llenarse de urticarias por su alergia a la naftalina. O quizás, sólo quizás, aunque ello resulte impensable, avergonzarse y disculparse.

Es que allí está la muestra, el resabio de esa década K con su verdadero rostro al descubierto y su estructura innegablemente ajena al ideario originario del justicialismo, pero que en cada elección declama su nombre, con su escudo, sus banderas y símbolos y –a veces- su histórica marcha.

Aquella de “los muchachos peronistas…” a la que un día la mismísima ex presidente encomendara a su centurión Aníbal Fernández la grosera misión de decirles a los peronistas de veras que se guardaran sus símbolos y su marcha allí donde termina el aparato digestivo.

La cuestión es que por estas horas de pura tarraja, negociaciones y conciliábulos de casi nula discusión doctrinaria, donde nuestro gobernador Juan Manuel se mueve como un lince, el Congreso Nacional se apresura en la difícil tarea de ultimar detalles formales de la renovación de autoridades, convocada para mayo, en medio de un clima tenso por la asistencia al cónclave del bloque de diputados díscolos que provocaron la fractura de la bancada del Frente para la Victoria.

Léase en ese párrafo el nombre del salteño ex cristinista fervoroso, ex ilusionado Sciolista y hoy de sonrisa simpática para con Mauricio presidente.

Luego de la reunión del Consejo Nacional del 3 de febrero, el Congreso pejotista que preside el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, convocó al estadio de Obras Sanitarias a sus más de 900 integrantes para conformar la Junta Electoral que estará a cargo de la realización de las elecciones internas del 8 de mayo.

El apoderado del PJ, Jorge Landau, indicó a la agencia DyN que los pasos formales del encuentro consistirán en la designación de la Junta Electoral, que estará integrada por entre 9 y 15 dirigentes, y la modificación del artículo 24 de la Carta Orgánica, que establece la elección de autoridades a través de un sistema directo, para pasar a una votación "indirecta".

De todos modos, aclaró que ese sistema de sufragio regirá para "futuras" compulsas y no en esta oportunidad; las listas, en tanto, deberán presentarse el 8 de abril.

El congreso, para el cual ya se emitieron todos los telegramas, tendrá dos llamados, uno a las 9 y otro a las 11: para la primera convocatoria a sesionar se necesitan dos tercios, en tanto para la siguiente sólo es necesario contar con un tercio.

Consultado respecto de la asistencia prevista para el cónclave, Landau apuntó que "habitualmente son entre 500 y 600" los congresales que participan y consignó que, por su parte, los gobernadores del PJ fijarán una posición común que estará "en línea" con el último encuentro en San Juan.

Además de las diferencias visibles entre el sector de La Cámpora, referenciado en la ex presidenta Cristina Fernández, y los exponentes del PJ tradicional, se suma la tensión que otorgará en el mitín la presencia de los dirigentes que conforman el Bloque Justicialista, que ocasionó la ruptura de la bancada del kirchnerismo en la Cámara Baja.

Ese espacio, cuyas cabezas visibles son el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el ex director de la Anses, Diego Bossio, resolvió asistir al encuentro con el reclamo de que se "respete" el cronograma electoral partidario para evitar imposiciones, aunque no descarta apoyar una lista de unidad o una "mesa colegiada" si hubiera representación plural.

La posibilidad de acordar una "lista de consenso" entre las distintas líneas detrás de un postulante que garantice unidad evitaría realizar una compulsa de consecuencias imprevisibles.

Por eso, el ex gobernador de San Juan José Luis Gioja es valorado tanto por el kirchnerismo como por el PJ como un referente de consenso que podría garantizar la cohesión, ya sea como mandamás del sello o como cabeza de una "mesa colegiada" que suceda el mandato del jujeño Eduardo Fellner, hoy en el momento más vapuleado de su corta pero provechosa en prebendas historia en el peronismo.

Obligado por la Justicia a no demorar la renovación de autoridades más allá del 8 de mayo ante la posibilidad de resultar intervenido por la jueza electoral María Servini de Cubría, el PJ motorizará desde el miércoles la ingeniería electoral interna, aunque más no sea una cuestión formal en caso de que se acordara la unidad. (Nueva Propuesta)

La “rosca” de Juan Manuel Urtubey junto a Bossio y 'Pepe' Scioli

El gobernador salteño Juan Manuel Urtubey participó en Buenos Aires de una reciente reunión con dirigentes peronistas con el objetivo de trazar una estrategia común para el Congreso Nacional del próximo 24 de febrero.

El fin de semana pasado más de 30 dirigentes peronistas alejados del Frente para la Victoria, se reunieron con el objetivo de trazar una estrategia común hacia el próximo Congreso Nacional del Partido Justicialista que se realizará el miércoles 24 en el estadio porteño de Obras Sanitarias.

Entre ellos estuvo el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, el diputado Diego Bossio y Pepe Scioli, el hermano del ex candidato a presidente Daniel Scioli.

El punto principal acordado en el debate de ayer fue la necesidad de que la organización del partido "no se haga con un acuerdo entre pocos”, sino que realmente sea fruto de un debate federal que dote de nuevas autoridades al partido. La base de todo tiene que ser la democracia interna”, informaron ellos con particular énfasis.

También participaron de la reunión los sindicalistas Ricardo Pignanelli, secretario general del Smata y anfitrión del encuentro, el líder de los taxistas Omar Viviani, Norberto Di Próspero, de la Asociación de Personal Legislativo, el gobernador de La Rioja Sergio Casas, su vice Néstor Bosetti y diputados provinciales, el vicegobernador de Tierra del Fuego Juan Carlos Arcando y funcionarios del gobierno de Chaco. (Minutouno.com)

Mario Das Neves, sobre los dirigentes de La Cámpora: “Son tarados”

El gobernador de Chubut pidió que Cristina, Scioli y Aníbal Fernández “den un paso al costado” en el PJ

Buenos Aires 22 – 02- 2016 - El gobernador de Chubut, Mario Das Neves , trató hoy de “tarados” a los militantes de La Cámpora que lo habían cuestionado por participar en actos oficiales del macrismo y le pidió a la ex presidenta Cristina Kirchner, al ex gobernador bonaerense Daniel Scioli y al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández, que den “un paso al costado” del PJ.

Das Neves también aseguró que “el liderazgo de Cristina dentro del Partido Justicialista” terminó y consideró que las reuniones que se realizan para determinar quién será el próximo presidente del partido “están mal encaminadas”.

En diálogo con Radio La red, el gobernador calificó los congresos del PJ como un “fracaso absoluto” y que sólo sirven “para hacer un poco de catarsis y algunos dirigentes tengan un poco de prensa”. “En el peronismo todavía no empezaron a pasarse factura. Veo que están mal encaminadas estas reuniones”, sostuvo Das Neves.

Consultado sobre quiénes debería hacerse cargo de la derrota del Frente para la Victoria en las elecciones, respondió: “Cargo se tiene que hacer Cristina, Daniel y Aníbal Fernández. Tendrían que dar un paso al costado y dejar que en el peronismo se pueda dar la discusión”.

Y, cuando le comentaron que militantes de La Cámpora califican a algunos gobernadores del peronismo como “macristas blue” por acompañar en actos oficiales al presidente Mauricio Macri, respondió: “La verdad es que son tarados. Hay gente que le ha hecho un daño tan malo al peronismo”.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes

© 2015 by Sebagrafic Design.

Visitantes