“¡El peronismo se lo va a comer vivo a Macri!”

Farizano expresa el enojo radical con el nuevo gobierno

Lo que era un simple rumor en los últimos días ya se ha convertido prácticamente en un grito, aunque sordo, por ahora. A nadie escapa que el radicalismo está que trina con el gobierno de Macri y sus movimientos tanto políticos como de gestión. Elisa Carrió empezó a patalear a su estilo, estruendoso y mediático; Sanz, el primer desbancado desde el arranque, también, aunque por lo bajo. Es que al centenario partido de Alem el acuerdo(que en rigor de la verdad es el que sostiene al gobierno macrista) con los peronistas disidentes de Massa y los rebeldes escindidos del FPV les cae gordo, demasiado gordo. A punto tal que ya un senador radical pampeano amenazó que de seguir Macri con este rumbo “neoperonista” la UCR le quitaría todo el apoyo legislativo.

En Salta el cuadro no difiere para nada, y es peor aún. Así lo entiende el histórico dirigente alfonsinista José María Farizano, para quien la UCR local es menos que un sello cuyo principal referente hoy por hoy, el diputado nacional electo por Cambiemos y titular del partido Miguel Nanni, ni pincha ni corta y sólo está para la foto.

En conversación con el colega Daniel Salmoral, el legendario “Yiyi” analiza descarnadamente el panorama político nacional y provincial, y particularmente el pobre rol que su partido centenario –según su criterio- está cumpliendo en el gobierno de Mauricio Macri, quien, dicho sea de paso, para Farizano parece más peronista que de Cambiemos.

Este es el diálogo que mantuvieron el periodista y el político durante la emisión del programa 7PM, que se emite por FM Pacífico:

Macri llegó a la presidencia por un alianza amplia cuyo principal sostén electoral dada su gran presencia territorial es la UCR. Sin embargo, apenas asumió, muchos dirigentes del radicalismo quedaron insatisfechos con la toma de decisiones y el reparto de cargos, sobre todo en el gabinete nacional. Vamos a conversar de este tema con un dirigente histórico del radicalismo salteño, el ex diputado provincial José María Farizano. ¿Cómo ves el tema?

La UCR ha sido el principal partido político en el que se sustentó Cambiemos, que se presentó como alternativa en franca oposición a las políticas desarrolladas por el kirchnerismo y el peronismo durante estos doce años, pero a la hora de discutir, a la hora de la toma de decisiones, la UCR ha sido absolutamente dejada de lado. Esto está llevando a un malestar importante, porque estamos muy pegados al gobierno de Macri, y si al gobierno de Macri le va mal le va ir mal a la UCR y el costo lo va a terminar pagando el radicalismo. En cambio si al gobierno de Macri le va bien, le va a ir bien al PRO, y esto es muy gracioso como se plantea.

Macri es un empresario que ha venido jugando en este escenario y se ha montado esta estructura que a prima facie nosotros creíamos que iba a ser mediante una fórmula combinada con la UCR, lo que no se hizo y creo que es un defecto de la conducción de Ernesto Sanz. Él cometió un par de errores que fueron muy gruesos y dejó flotando a la UCR como partido en el marco de una situación nacional sumamente delicada, con doce años de populismo muy fuerte, donde había que sacarla a Cristina, a Axel Kicillof y su gente del gobierno tras un desfalco y una corrupción tremendos, porque han robado a mano alzada.

Está bien, volviendo al tema político, el radicalismo puso toda su estructura para que Cambiemos pueda llegar…

Ante este clima de desastre nacional, la UCR si se ponía en purista lo que iba a hacer es mantener dividida la fuerza lo que le iba a permitir a Scioli ganar y por lo tanto al kirchnerismo quedarse en el poder. Ante este cuadro, dentro del partido se bajó los brazos y se trabajó hacia lo que podía ser la unidad de algo que permitiera derrotar al poder. Se estaba construyendo esto y Sánz con Carrió se encargaron de romperlo, para mí la fórmula de Julio Cobos con Stolbizer hubiese combinado perfectamente y de golpe se rompió. Se lo trajo a Macri como gran líder y a partir de ahí se empezó a caminar detrás de Macri.

Es el que más medía en las encuestas…

Está bien, pero ahora no hay discusión con el esquema de Macri de hacia dónde estamos yendo y como buen empresario de todas estas generaciones nuevas, es bastante afín al peronismo. Por eso veo que Macri es más justicialista que una versión de cambio. Macri como que está jugando por el bronce y como todo político que juega por el bronce puede hacer cosas buenas para el futuro lo cual nos hace albergar alguna esperanza. El problema es quien está en la vereda del frente, y los que están en la vereda del frente no son nenes de pecho. El peronismo y las estructuras sindicales siempre se han creído dueños del poder y van a atacar de alguna u otra manera.

¿Usted dice que Macri es neoperonista?

Lo que digo es que Macri cree que se puede recostar –como lo está haciendo- sobre el peronismo, y se lo van a comer vivo. Creo que Macri debería repensar cuál es su relación con un partido como la UCR, no por una cuestión de negocios o cargos, sino por una cuestión de estrategia política. Ejemplo: sacar las retenciones es correcto, pero no hacía falta sacárselas a la minería.

Se viene un año sumamente complicado. En la UCR ha empezado un debate interno porque los radicales se han dado cuenta que somos parte del costo pero no del beneficio.

¿Y en Salta?

Pero acá es un claro ejemplo. En la provincia la gente que representaba a Ernesto Sanz y que manejan el partido los encuentra de socios de Urtubey y de Romero. ¿Quién pone los nombres en en Anses o el Pami? ¡Los discuten Juan Carlos Romero con Urtubey! Vienen funcionarios nacionales y no se reúnen en Mitre al 500 la sede de la UCR, ¡se reúnen con Romero, se reúnen con Gómez Diez y se reúnen con Urtubey!

Es el sueño dorado del peronismo, ha logrado unificar todo bajo su misma ala. Y es gracioso, porque es una de las provincias más pobres y han logrado sepultar toda posibilidad de construir alternativas políticas de corrientes progresistas.

Precisamente, hablando con amigos en común, me manifestaban su malestar, qué pasó, por ejemplo con la llegada de la vicepresidenta Gabriela Michetti y ella está más interesada en hablar con Urtubey que con la gente de Cambiemos…

Esa es la realidad. Se manejan las cuestiones de Nación por un lado mediante Urtubey, que encima está peleando una interna con el Frente para la Victoria para quedarse con el PJ; y por otro lado mediante el peronismo disidente que encabeza en Salta Juan Carlos Romero, que al mismo tiempo tiene una pata muy fuerte dentro del PRO.

Con quién habla Macri… la gente del PRO acá… es la hija de Juan Carlos Romero, la gente del PPS, etc. Con quién habla Marcos Peña…

Urtubey ya venía hace rato con la Barrick Gold… Viene Cano con el proyecto Belgrano ¿y quién se sienta en la mesa a discutir proyectos e inversiones? ¡Se sienta Juan Manuel Urtubey y su gente; Juan Carlos Romero y gente de su ámbito; Gómez Diez y gente de su ámbito! Y de vez en cuando aparece Nanni como acompañando la foto.

La UCR como partido acá no hace reuniones, está paralizada.

Es el sueño del peronismo conservador de toda la vida que ha logrado que se desarmen las posibilidades alternativas.

Macri tendría que haber hecho una conferencia de prensa con Sanz y Carrió y exponer claramente “en tal área recibimos esto, se ha robado tanto”. .. Estos doce años fueron tremendos… y Macri no lo ha hecho…

Precisamente esa es la expectativa para el discurso del 1 de marzo de apertura de sesiones ordinarias…

Usted ha militado en política, hemos militado juntos desde la juventud idealista, hemos visto como le han movido el piso a Raúl Alfonsín, hemos visto como han terminado los diez años de Menem, cómo le terminan haciendo la cama a De la Rúa. Entonces cuando uno ve estos procesos históricos si Macri no actúa con celeridad utilizando el peso de acompañamiento que tiene todavía de la mayoría de la sociedad tras haber ganado la elección, la vamos a tener a la Cristina en pocos meses haciendo conferencias de prensa haciendo creer que ella no tiene nada que ver con lo que ha pasado.

Alguna vez Argentina debe cambiar, entrar al primer mundo, de la civilización moderna, en un marco democrático transparente y honesto.

El senador pampeano Carlos Marino le dijo al presidente del partido Ernesto Sanz que si la UCR no empieza tener un protagonismo más serio en el gobierno de Macri le retira el apoyo de los legisladores.

Tremendo. ¡No te dan bolilla!

O sea… Macri anda buscando aliados peronistas…

Es que si vas a tomar decisiones por lo menos tenés que llamar a la mesa a quienes en teoría son tus socios. No puede ser que estén avanzando en determinadas cosas y el partido está como convidado de piedra, porque esa es la palabra. Y quieren hacer aparecer como que puede haber una discusión de repartos de cargo, y no se trata de eso, ¡se pueden meter los cargos en el trasero! Se ha montado un gobierno donde todos son empresarios, que podrán tener buenas intenciones pero si no los direcciona la política… nosotros somos un partido centenario que tenemos en la historia parte de la construcción de la patria, no somos un partido de delincuentes. Elpidio González, que ahora lo utilizan de bandera muchos sectores, era un hombre nuestro; Arturo Illia era un hombre nuestro; así como Raúl Alfonsín, Alvear, Yrigoyen, Alvear. ¡No somos un partido de empresarios, de delincuentes, de chorros y de fascistas!

Ahí es donde están errando el vizcachazo y es dónde peor se equivocó Ernesto Sanz.

Hoy Carrió cuestiona determinadas cosas, Sanz está empezando a cuestionar también. Nosotros no queremos voltear al presidente, pero se tienen que discutir muchas cosas.

Acá en Salta también hay que plantarse. No puede ser que cuando se logra poner un diputado nacional sólo queda en eso. Cuando logramos ponerlo a Biella este no se quiso afiliar, quiso jugar por una cuestión de los hermanos a que estamos y no estamos y quedó ahí. No podemos terminar de efectivizar la construcción de una alternativa en Salta. Acá, con esta cabecita que tenemos, parece ser que o somos justicialistas o somos de Partido Obrero. Estamos todos locos.

Salta es una provincia que tendría que estar industrializada y mirá cómo estamos. Un ejemplo, hace años se hizo la red de electricidad hacia Chile, la hizo Juan Carlos Romero, podrá discutirse si bien o mal pero la hizo, con la intención de que se venda electricidad a Chile. Y fíjense ahora, es al revés, ¡le compramos electricidad a Chile usando la misma vía! Estamos locos.

No se puede vivir de un combito de subsidios que a la larga se termina porque se termina la plata.

Están faltando mesas de debate, legislaturas al rojo vivo no por puteríos sino por discusiones de fondo.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes