Si después de ocho años pides a gritos patriotas significa que no los tuviste…

La filípica de Urtubey a sus funcionarios… que ya no tendrán autos oficiales

Lo que los periodistas que trabajan para el gobierno presentaron en estas últimas horas como un Urtubey “encendido como nunca” (textual del parte de prensa) refiriéndose al discurso que pronunció ante sus funcionarios reunidos con asistencia perfecta con motivo de asumir su tercer mandato consecutivo como gobernador de la provincia, por cierto que sorprendió por su tono de cuasi reto, pero a la vez da pie para un razonamiento obvio.

Dicho esto por cuanto si un gobernador con ocho años ya cumplidos de gestión encara otros cuatro más reclamando con la voz alzada y más aún exigiendo a sus cuadros de mayor confianza “quiero patriotas…” advirtiéndoles que “el que no esté dispuesto a dejar todo se vaya hoy mismo del lugar que acaba de jurar…” no cabe otra interpretación que el largo camino ya transitado de dos mandatos carecía de esos –valga el término- soldados.

En rigor de la verdad, y sin mucho esfuerzo, salta a la vista que lo de Urtubey y su clamor es en definitiva un reconocimiento al balance de su propia gestión, que evidentemente de sus propias palabras surge no lo ha conformado para nada. Una valoración para nada equivocada si es el propio gobernador el que les dice a los salteños que después de dos mandatos es muy poco, demasiado poco, lo que se puede mostrar de la transformación prometida, del slogan del cambio y mucho menos de la dignificación de un pueblo que sigue a la vanguardia de las estadísticas de pobreza, marginación, inseguridad e injusticia.

“Salta, la Justa” sigue siendo una quimera, un slogan gastado de alguna campaña electoral. Y no lo dice un periodista desestabilizador ni de ninguna corporación mediática como lo sostuvo ante el menor atisbo de opinión crítica hasta hace pocas horas y durante más de una década el kirchnerismo que tanto aplaudió Urtubey ya con Néstor, ya con Cristina en su apogeo.

Escuchar al gobernante al que el pueblo honró nada menos que con tres mandatos constitucionales para guiarlo al progreso y a una vida digna decir que “acá no hay resto… acá no hay lugar para especulación política… acá no hay futuro posible, acá no hay absolutamente nada hasta que no erradiquemos el hambre, la pobreza, la marginación, la exclusión, los verdaderos flagelos y enemigos de Salta…” resulta escuchar una confesión de parte. Y no precisamente de gestión exitosa, pues el mensaje no es el de un mandatario que asume para iniciar el camino, sino que viene conduciendo la nave del Estado desde hace ocho años.

Imperdible también, para este análisis necesario para todo funcionario que siempre debe respetar la mirada y el escrutinio permanente y empecinado de su pueblo, es la “novedad” de la llamativa exhortación cuando anuncia que de aquí en más los integrantes de su equipo de gobierno tienen que trabajar para lograr terminar con los flagelos mencionados. Y se lo dijo con éstas palabras: “tienen que trabajar para lograrlo… no tienen privilegios, no tienen autos oficiales a partir de ahora, no tienen lugares que los divida de la sociedad…”

¡Aleluya! Salteños: Después de ocho años, de dos mandatos, los burócratas no tendrán autos oficiales. Ni para ellos ni para los menesteres domésticos entre otros en supermercados o transporte de escolares, denunciados por el periodismo y por la gente en infinidad de oportunidades.

Y no es una nimiedad puntualizar ese tema. Hace a la inmoralidad instalada. Y que en buena hora, y harto demorada, el gobernador haya decidido erradicar.

En otro párrafo, y confirmando a los salteños que dentro de exactamente cuatro años no ocupará nunca más una responsabilidad en esta Provincia, volvió a comprometerse –como en aquel comienzo del año 2007- “a cambiar definitivamente la historia, porque Salta no va a volver atrás… Yo no voy a hacer un mandato de cuatro años para que después Salta vuelva a ser la de antes… Vamos a transformarla para siempre, vamos a hacer un gobierno definitivamente popular…”

Y oyendo tal reflexión sobre el nuevo objetivo de transformar Salta para siempre, haciendo un gobierno definitivamente popular, surge inevitable la pregunta: ¿Así que tuvimos ocho años de un gobierno anti popular…” de tal suerte que hoy tiene el mismísimo gobernador que pedir a los gritos por fin que se vayan los gorilas, los insensibles, los sin compromiso doctrinario, los a-históricos, los fariseos de la política, los gerentes, los sospechosamente nuevos ricos desde la función pública?

Cabe repetir esta frase de un Urtubey enojado. Iracundo: “Les pido a ustedes y les exijo desde mi tarea de gobernador que el que no esté dispuesto a dejar todo se vaya hoy mismo del lugar que acaba de jurar, necesito patriotas.”

Y más también el párrafo donde el sacrificio exigido no sabe ni de los límites del riesgo para la familia de un funcionario como él los pretende, y lo que para no pocos es un exceso de su parte: “Quiero que la familia de cada uno de ustedes pueda tener como su más grande orgullo saber que perdieron tiempo, que perdieron afectos, que rompieron hasta familias para trabajar en un gobierno que cambió la historia de Salta, en un gobierno que erradicó la exclusión, en un gobierno que vive en plena libertad, en un gobierno que no se arrodilla a feudalismos, en un gobierno que no está gobernado por el poder económico, en un gobierno que quiere cambiar la realidad por los humildes, en un gobierno que cree profundamente en el valor de nuestro pueblo. Para eso asumí nuevamente como Gobernador de Salta”.

Y para aventar las típicas reacciones de los amanuenses del poder de turno, que siempre, invariablemente cargan culpas sobre el mensajero, o sea el periodista, publicamos el texto completo de lo que oficialmente desde prensa del gobierno se consideró un “emotivo discurso” y más aún lo consideró a Urtubey “encendido como nunca…”

“Completo, el emotivo discurso de Urtubey” (Informe oficial)

Encendido como nunca, el gobernador Juan Manuel Urtubey dirigió a los funcionarios de su nuevo gabinete un discurso apuntando a la responsabilidad y sensibilidad que deben tener. Léalo aquí completo:

A cada uno de los familiares, de los amigos, de los seres queridos que han venido a acompañar a este enorme equipo de hombres y mujeres, que quisimos que juren todos juntos, aquellos que tienen rangos de ministros y secretarios, quisimos también entregar los decretos a los subsecretarios, porque queremos que todo el pueblo de Salta sepa quiénes son aquellos que tienen la responsabilidad por decisión de este Gobernador, de acompañarnos a Miguel y a mí en el transcurso de esta gestión que iniciamos en este mismo momento con estos funcionarios.

No es novedad, algunos de ellos que hace un tiempo, prácticamente todos vienen trabajando en mi equipo, en distintas responsabilidad menores y fueron ascendiendo responsabilidades. Tampoco es novedad, que yo sea Gobernador de esta provincia porque hace 8 años lo soy, lo que sí quiero ratificar es lo que le dije al pueblo de Salta a través del mensaje a la Legislatura el día de ayer, no asumo una gestión más, no es una responsabilidad política más, nosotros tenemos una obligación moral.

El pueblo de Salta ha confiado tres veces en mí para que gobierne esta provincia y ellos son el equipo de mujeres y hombres que tienen que acompañar a un gobernador que tomó la decisión de dejar absolutamente todo en esta gestión. Vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer, acá no hay resto, acá no hay lugar para especulación política, acá no hay futuro político posible, acá no hay absolutamente nada hasta que no erradiquemos el hambre, la pobreza, la marginación, la exclusión los verdaderos flagelos y enemigos de Salta. Ellos tienen que trabajar para lograrlo, no tienen privilegios, no tienen autos oficiales a partir de ahora, no tienen lugares que los dividan de la sociedad. Son servidores públicos, ustedes deben acompañarlos, porque mi pueblo, todavía sufre y ellos y yo, hemos sido distinguidos por la gente, ustedes tienen que ser los tutores del compromiso de estos funcionarios.

En Salta empieza a cambiar definitivamente la historia, porque Salta no va a volver atrás, yo no voy a hacer un mandato de cuatro años, para que después Salta vuelva a ser la de antes. Vamos a transformarla para siempre, vamos a hacer un gobierno definitivamente popular, voy a dejar hasta mi vida si lo tengo que hacer, para vivir en una Salta justa. Quiero devolverle a este pueblo, en estos últimos cuatro años, que voy a tener responsabilidad política en Salta, porque cuando me vaya del Gobierno, dentro de exactamente cuatro años, no ocupo nunca más una responsabilidad en esta Provincia. No soy de los que creen que uno se va para volver, yo voy a dejar todo lo que tenga que dejar en estos cuatros años y los que están acá, saben, que están trabajando para un hombre, que está total y absolutamente convencido, que no hay que dejar restos, que no hay que esperar nada, que no tenemos que dejar la solución para mañana, que no tenemos que pensar que ya vendrá otro a hacer lo que no hicimos. Les pido a ustedes y les exijo desde mi tarea de gobernador que el que no esté dispuesto a dejar todo se vaya hoy mismo del lugar que acaba de jurar, necesito patriotas.

Quiero que la familia de cada uno de ustedes pueda tener como su más grande orgullo saber que perdieron tiempo, que perdieron afectos, que rompieron hasta familias para trabajar en un gobierno que cambió la historia de Salta, en un gobierno que erradicó la exclusión, en un gobierno que vive en plena libertad, en un gobierno que no se arrodilla a feudalismos, en un gobierno que no está gobernado por el poder económico, en un gobierno que quiere cambiar la realidad por los humildes, en un gobierno que cree profundamente en el valor de nuestro pueblo. Para eso asumí nuevamente como Gobernador de Salta.

Quiero decirles con profunda humildad que lo mío es nada más y nada menos que una demostración de amor, de amor profundo, quiero que esta Salta que crece, quiero que esta Salta que va creciendo asombrada a nuestros ojos pero que todavía cruje y nos duele, sea una Salta como decía más justa. Lo tenemos que hacer nosotros, no lo va a hacer otro si no lo hacemos nosotros, ya han terminado las elecciones, aquí en el país, en la provincia y en los municipios ya no hay más diferencias, hay un solo equipo, un equipo de servidores públicos. Voy a ayudar al Presidente y voy a ayudar a cada uno de los intendentes y no me importa del partido político que sea. A aquellos que especulan que sólo busco crecer en mi carrera política les voy a demostrar en estos cuatro años que pienso dejar mi vida en Salta. Muchísimas gracias. (Fuente: Parte de prensa oficial en www.informatesalta.com)


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes