UCRANIA ES TRAGEDIA. SIRENAS Y PÁNICO EN KIEV, DONDE YA LLEGÓ LA GUERRA - 24/02/2022


Desde el piso 13 del viejo pero histórico Hotel Ukraine, una periodista relata los minutos previos y consecuentes al ataque de la capital Por Elisabetta Piqué ENVIADA ESPECIAL - La Nación



KIEV.- El teléfono suena a las 5.17. Es Mariana, colega chilena con la que me estoy moviendo en esta cobertura de guerra. No llego a atender, estaba durmiendo profundamente. “Un reportero me dice que hubo una explosión cerca de Kiev. Me estoy vistiendo”, escribe por WhatsApp. También me envía la breaking news: Putin anunció una operación militar especial para “defender el Donbass”. “Ya bajo”, contesto. Miro por la ventana de mi cuarto del piso 13 del viejo pero histórico Hotel Ukraine, palacio de estilo soviético venido a menos, pero con posición estratégica, de lujo, sobre la famosa y emblemática Plaza de la Independencia, Maidan, y escucho la sirena de un auto de policía. Aun todo es oscuro, algo de tránsito. Poco. Me visto rápidamente. En la planta baja del hotel, en cuya terraza transmiten en directo varios canales de TV internacional, hay movimiento. Me encuentro con Ana Milinaric, periodista croata de un canal de TV croato que me entrevistó ayer cuando llegué al aeropuerto. “¿Escuchaste la explosión?”, me pregunta. Le digo que no, pero ella la escuchó claramente. Dicen que viene de la zona del aeropuerto. Comienzan a llegarme también mensajes del diario y de amigos. “¿Estás bien? ¿Están bombardeando? Hubo cortes de luz?”. Contesto que donde estoy, en el corazón de Kiev, todo está calmo, pero por poco tiempo más. El Ministerio del Interior confirmó que hubo explosiones en las afueras de Kiev, en la zona del aeropuerto, me dicen. Las noticias sí hablan de bombardeos en la ciudad portuaria de Mariupol y muchas otras más, en el Donbass, en la parte que hasta hoy no estaba bajo control de los separatistas prorrusos ahora respaldados por Putin, como la de Krametorsk. “Yo estuve allí ayer y no pasaba nada, es increíble”, comenta un periodista español, que, acompañado por dos chicas muy jóvenes, está abandonando el hotel. ¿Se van al Donbass? “No, nos vamos estamos al oeste, hacia Polonia, a algún lugar seguro”, me dice una de las chicas, evidentemente aterrada. “Es nuestra primera cobertura de guerra, estamos en pánico”, admite, al borde del llanto. En el lobby del hotel, donde también hay periodistas veteranos, con cascos y chalecos antibalas que pagan la cuenta y parten hacia el frente -¿cuál?-, hay civiles con caras aterradas, con sus valijas ya listas, que esperan sentados en un sillón. Está Vera, rubia, alta, vestida con un elegante tapado negro y botas, lista. Con Google Translator me dice que es maestra, que había venido a Kiev por trabajo hace tres días, pero que es de Kherson. Habla poco inglés, pero es claro que está aterrada y se quiere ir cuanto antes.

“No nos van a evacuar del hotel”, avisa otro colega, que pregunta dónde está el refugio. Cuando empieza a amanecer de un día gris y húmedo, de hecho, se oyen claramente sirenas que advierten a la población que hay bombardeos. La gente, que durante meses tuvo directivas para ubicar refugios en toda la ciudad, recibo el aviso más esperado y temido. El presidente, Volodimir Zelensky, llama a los ucranianos a la calma y a quedarse en sus casas. Ya hay ley marcial rigiendo en todo el país, junto al estado de emergencia. “Estamos trabajando, el ejército está actuando, todo el sector de defensa y seguridad está trabajando”, asegura el presidente, en una corta aparición en televisión, por supuesto prendida al lado del bar del lobby del hotel. The Kyiv Independent, único medio en inglés, tuitea: “¡El ejército ucranio, el idioma ucranio, la cultura ucrania y el Estado ucranio nunca se van rendir! Creo en mis soldados, en mi comandante en jefe, en mi gente y en todo ser humano que se levante contra la tiranía. ¡La hora más oscura está sobre nosotros, pero vamos a vencer!”. Miles de personas están escapando de Kiev, las informaciones son confusas -como siempre lo primero que muere es la verdad en la guerra-, se habla de ataque al Parlamento, están evacuando el aeropuerto.

Mariana, mi colega chilena, me dice que es mejor sacar las cosas del cuarto. Estamos en pisos demasiado altos, demasiado peligroso si bombardean. “Llevemos las valijas al lobby, es más seguro”. Estamos en guerra.









Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes