LAS PRIORIDADES DE CABANDIÉ EN CORRIENTES: JARDINES Y CAMPAÑAS EN REDES.


Por Jorge Lanata – Clarín


El ministro de Ambiente llegó a su cargo sin ninguna formación y antecedentes en el tema. Tiene un presupuesto de $ 20 mil millones y 254 empleados.


JUAN cABANDIÉ, MINISTRO...


La Secretaría de Medio Ambiente (o Ambiente, o Recursos Naturales, o como se llame según las épocas) está maldita. Hay quienes ven en las siguientes víctimas (¿o victimarios?) la venganza de la Madre Tierra frente a quienes desconocen por completo el asunto, o quieren transformarlo en un negocio.


La leyenda de esta maldición comenzó en julio de 1990 con una foto: en la tapa de la revista Noticias, María Julia Alsogaray se veía semidesnuda y cubierta por un tapado de piel. El título decía “María Julia y su romance con el presidente (Menem). Reina, pero no gobierna”.

El 4 de enero de 1993 terminó de sellar su suerte. Dijo: “En mil días vamos a poder tomar agua del Riachuelo”. Aquel vaticinio nunca se cumplió y unos contratos firmados con la Universidad de Lomas de Zamora le valieron la cárcel.


“No sé nada de medio ambiente”, dijo, décadas después, el Rabino Sergio Bergman, antes de asumir. Había llegado al poder de la mano de Gabriela Michetti, durante la presidencia de Mauricio Macri.

Más tarde lo fotografiaron en el aeropuerto de Santiago de Chile cargando dos televisores LED de 55 pulgadas y en la inauguración del Festival de Cine Ambiental se disfrazó de planta. “Soy un hombre planta que trabaja por una Argentina verde”, escribió en las redes. Del ridículo nunca se vuelve.


El actual secretario, Juan Cabandié, no pudo escapar de la maldición. Un incidente ocurrido antes de su asunción (cuando era legislador) nos ayuda a descubrir su curiosa mentalidad.

“Yo soy más guapo que vos”, le dijo a una gendarme que, como agente de tránsito, intentó aplicarle una multa.

“Estás en falta, no tenés el seguro, es reglamentario”, le dijo ella.

Todo quedó filmado y Cabandié, en el momento, intentó comunicarse con Martin Insaurralde -entonces intendente de Lomas de Zamora- para que la sancionen.

“Yo soy más guapo que vos, yo me banqué la dictadura”, insistió. Cabandié exhibía entonces un problema de prioridades: usaba su tragedia personal (nació en la ESMA, es hijo de desaparecidos) para una trivial discusión de tránsito.


Fue Cabandié quien intermedió en la reconciliación entre Alberto y Cristina: eso le valió su cargo de ministro. Llegó, como los demás, sin ninguna formación ni antecedentes en el asunto, ni siquiera como diputado presentó proyectos vinculados a la ecología o al cuidado del ambiente. Pero su vida está llena de sorpresas: en diciembre del año pasado se recibió de Licenciado en Ciencias Sociales en la Universidad Nacional de Quilmes.


¿En qué momento estudió, siendo ministro? En una de las primeras fotos de su gestión (agosto de 2020, incendios del Delta) apareció vestido de bombero en el lugar, humeante y provisto de una pala. La maldición de la Madre Tierra funcionó y las redes fueron crueles: nunca nadie había intentado antes apagar el fuego con una pala.


Ahora se enredó en una discusión con el gobernador de Corrientes respecto de si la provincia había pedido ayuda tarde o temprano.

El Plan del Manejo del Fuego está en su área y lo que sigue es parte del resultado:

-Desde 2018 a la fecha se redujeron a la mitad las horas de vuelo para prevención y lucha de incendios.

-La capacitación de los combatientes de incendios de vegetación es fluctuante a lo largo der los últimos cuatro años. Entre 2018 y 2020 se redujeron a un cuarto del valor inicial.

-En los últimos tres años es prácticamente nula la capacitación de las brigadas especializadas.

-Los Informes Nacionales de Peligros de Incendios de Vegetación entre diciembre de 2021 y enero de 2022 mostraron una reducción en las precipitaciones mensuales en el NEA, lo que aumentaba el riesgo de incendios. Ese dato, contundente, no llegó a encender las alarmas rojas.

- Las pérdidas en Corrientes alcanzan los setenta mil millones de pesos y afectan a los sectores ganadero, arrocero, forestal, citrícola y yerbatero.


Cabandié tiene un presupuesto de 20.000 millones de pesos y 254 empleados. Casi todo se gasta en personal. Una de sus primeras contrataciones consistió en hacer un “refresh” del edificio: un jardín vertical en la fachada de San Martin 451. Costó 2 millones de pesos en tiempos del parate económico impuesto por la pandemia.


La última de sus campañas publicitarias fue por 30.700.000 pesos a nombre de Señal de Ajuste SRL.: piezas audiovisuales, otras de animación, alquiler de un dron, edición de video, etc. También pagó $ 3.000.000 a Luciano Nicolás Balzano por 30 piezas para redes sociales y firmó otros contratos por filmación de contenidos con Mindset 3 SRL: casi 18 millones en 2022 y 6 millones en 2021.

Es obvio que el “refresh” es una de sus preocupaciones.


¿Le alcanzará para escaparse de la venganza de la Madre Tierra?


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes