LA PESADILLA DEL FMI: GUZMÁN ANUNCIÓ UN PLAN PARA BAJAR LA INFLACIÓN Y EL DÉFICIT - 28/01/2022

Guzmán anunció la puesta en marcha de un plan para bajar la emisión y el déficit en el marco del acuerdo con el Fondo

El ministro enumeró las metas acordadas con el Fondo y remarcó que no habrá “ningún salto cambiario”; además, señaló que se bajará la inflación con la reducción de la emisión, tasas reales de interés positivas y control de precios


Por Sofía Diamante LA NACION Unos minutos pasadas las 10.30, el ministro de Economía Martín Guzmán, junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur, entraron en el microcine del Palacio de Hacienda para anunciar los “entendimientos” a los que llegó el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Era la conferencia de prensa que estaban esperando los agentes económicos, después del hermetismo que caracterizó las negociaciones. El ministro anunció que se pidió un nuevo préstamo por US$44.500 millones, para financiar el anterior, pero este programa de facilidades extendidas tendrá una duración de 10 años.

Guzmán enumeró las metas preacordadas bajo este nuevo programa en cuanto al sendero de reducción del déficit fiscal y del financiamiento por parte del Banco Central, pero no dio demasiados detalles sobre cómo se logrará cumplir esos objetivos. El ministro también dijo que se reducirá la inflación con tasas reales de interés positivas y controles de precios (sin fijar una meta en este punto), y anunció que “no habrá ningún salto cambiario”, pese a que a la falta de reservas del Banco Central hacen creer que será difícil mantener la misma estrategia de devaluar el peso a un ritmo menor que la inflación. Guzmán fue optimista en su disertación y dijo que este año, en el marco del nuevo programa, se acumularán reservas por US$5000 millones. En 2021, pese a tener un superávit comercial de casi US$15.000 millones (diferencia entre exportaciones e importaciones), las reservas del Banco Central se mantuvieron en el mismo nivel que el año anterior. Una idea sobre el lugar del que podrían llegar los dólares pasa por el acuerdo que se negoció con el FMI. El ministro indicó que el FMI financiará los US$44.5000 millones del programa stand-by que firmó el gobierno de Mauricio Macri. Esto implica que el FMI devolvería los casi US$5000 millones pagados al Fondo en septiembre y diciembre pasados, según la expectativa del Gobierno. Con ese dinero se ampliarán las reservas. Para que el FMI ejecute los desembolsos, habrá revisiones por parte de los técnicos del organismo. “Con esos desembolsos se irán haciendo los pagos del programa que había acordado el gobierno anterior y el remanente se utilizará para ir acumulando reservas”, dijo el ministro, sin dar detalles de cómo será luego el nuevo esquema de vencimientos para devolver ese dinero al FMI, que comenzaría cuatro años y medio después de aprobarse el nuevo programa de facilidades extendidas. “Se ha negociado un financiamiento por un equivalente al monto de lo que fue el programa stand by que había acordado el gobierno anterior. Es decir, de alrededor de US$44.500 millones. Todo lo que resta vencer de aquí a la finalización de los pagos del programa stand by más el monto de las amortizaciones de capital ya realizadas en septiembre y diciembre de 2021 que se pagaron con los derechos especiales de giro [DEG, el dinero del FMI] que la Argentina había recibido durante el año pasado”, dijo Guzmán. Guzmán confirmó que hoy se pagó el vencimiento de capital de US$718 millones y también se cancelará el de US$368 millones del martes próximos. La Argentina tiene otro vencimiento importante de US$2800 millones el 21 de marzo, para el cual no hay reservas para hacer frente. Sin embargo, el funcionario es optimista de que el acuerdo se aprobará antes en el Congreso y en el directorio del organismo, lo que permitirá destrabar la llegada de fondos frescos del mismo FMI para hacer frente al pago. Por el lado fiscal, el funcionario anunció el sendero acordado, que era la meta que más lo diferenciaba del Fondo, según había dicho semanas atrás frente a los gobernadores. La Argentina se comprometió a bajar su déficit de 3% del PBI del año pasado (que contaba con los ingresos extraordinarios del impuesto a las grandes fortunas) a 2,5% en 2022; 1,9% en 2023, y 0,9% en 2024. Se trata de un cambio con respecto a la oferta inicial del ministro, que buscaba llegar al ordenamiento de las cuentas fiscales en 2027. También muestra una diferencia con el déficit de 3,3% del producto que había estimado para este año en el fallido proyecto de Prepuesto.

¿Cómo se financiará ese déficit? El ministro indicó que llegó también a un acuerdo con el Fondo para establecer “una reducción gradual, pero decidida, de la asistencia monetaria que realiza el Central al Tesoro”. Según las metas, la entidad que conduce Miguel Pesce solo podrá financiar 1% del PBI este año (una baja sustancial del 3,7% del PBI del año pasado), 0,6% en 2023 y ninguna asistencia del Central en 2024. Por este punto pasará la verdadera reducción del déficit fiscal. Al tener limitada la emisión del Banco Central, el Gobierno deberá buscar el resto del financiamiento en el mercado de deuda local, ya que el internacional sigue cerrado con un riesgo país arriba de 1800 puntos básicos. Para atraer a los inversores a financiar el gasto del Tesoro, el ministro adelantó que habrá una suba de tasas de interés real, que actualmente está en 38%, por debajo del 50% de inflación interanual. Esta política de tasas de interés también ayudará, según el ministro, a reducir la inflación, junto con la política de controles de precios y la reducción de la emisión.

Guzmán cerró su conferencia con agradecimientos por el apoyo al Presidente y a la vicepresidenta Cristina Kirchner y al titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. “Nuestro Presidente mantuvo en todo el tiempo el rumbo, la tranquilidad y la capacidad de negociar con toda la fuerza y la lucidez defendiendo los intereses de nuestra Nación.

Este resultado tiene como principal responsable a nuestro Presidente, también a nuestra vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, dueña de una fuerza única que también ha sido de mucho valor para lo que se ha logrado. Y al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que ha estado muy activo, ayudando muchísimo sobre todo en esta recta final que son los momentos más críticos y delicados, tanto en el plano nacional como en el internacional”, concluyó. Previamente, Manzur hizo la introducción y dijo que el préstamo de Macri fue una “tragedia” y la tildó de “deuda irresponsable”. Luego agregó: “Nos dejó un futuro muy comprometido”.

Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes