Mientras su hijo es liberado de una prisión en Irán, su madre en Seattle quiere ayudar a otras famil

ALEJANDRA GONZA, ABOGADA SALTEÑA ESPECIALISTA EN DD.HH. RADICADA EN SEATTLE, EE.UU., ACTUÓ EN EL RESONANTE CASO DE LA LIBERACIÓN DEL ESTUDIANTE CHINO-NORTEAMERICANO PRISIONERO DEL RÉGIMEN DE IRÁN.

Mientras su hijo es liberado de una prisión en Iran, su madre en Seattle quiere ayudar a otras familias de detenidos

Traducción entrevista de Heidi Groover

Cuando Kexu Lan recibió la noticia alrededor de las 3 am el sábado, no estaba segura si podría creerlo. Una y otra vez preguntó. ¿Seguro? Su hijo, un investigador, estuvo en prisión en Irán por más de tres años. Luego de recibir indicios que podría ser liberado pronto, se mantuvo despierta la noche del viernes, ansiosa y sin poder dormir.

Pero las noticias eran ciertas. El sábado a la mañana habló con su hijo y le dijo que estaba bien. “Hablamos normalmente, como si nunca nos hubiéramos separado”, Lan dijo en una entrevista el sábado por la noche. “Sentí paz”.

La llamada abre un nuevo capítulo para Lan, quien vive en Seattle y por años luchó para liberar a su hijo Xiyue Wang.

Alejandra Gonza y Kexu Lan entrevistadas

por la Cadena KIRO de Washington State

Wang, un estudiante de 38 años doctorado de la Universidad de Princeton y graduado de la Universidad de Washington estaba en Irán en 2016 realizando investigación para su tesis doctoral cuando fue acusado de ser “enviado” para “infiltrarse” en Irán, de acuerdo con Princeton. La universidad califica las acusaciones como “completamente falsas”

Acusado de supuesto espionaje, estuvo detenido en la notoria prisión Evin, incuidos 18 días en confinamiento solitario. El Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas encontró que “no había base legal por su arresto y detención”

El gobierno dijo el sábado que Wang fue liberado como parte de un intercambio de prisioneros en el cual los Estados Unidos liberaron a un científico Iraní. El Gobierno Suizo ayudó a lograr su retorno. En una foto suministrada por el Departamento de Estado Wang estuvo en Zurich, Suiza el sábado, siendo saludado por funcionarios de Estados Unidos y sosteniendo una bandera Americana doblada.

Wang le dijo a su madre que está ahora en Alemania, a donde se le realizarán evaluaciones médicas. Ella no sabe exactamente cuándo lo va a ver. Quiere darle espacio para reconectar con su esposa y su hijo de 6 años, dijo.

Durante los años que Wang estuvo detenido, miembros de los campuses de las Universidades de Washington y Princeton realizaron manifestaciones exigiendo su liberación.

La Delegación Demócrata del Congreso y el Concejo de la Ciudad de Seattle instaron a la administración de Trump a priorizar la liberación de Wang.

Su esposa, Hua Qu, rogó al Presidente Donald Trump que ayudara a liberar a su esposo, diciendo que Wang y su familia se “convirtieron en víctimas inocentes en una pelea cada vez más intense entre poderes del mundo”.

Alejandra Gonza, entonces directora de la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Washington comenzó a representar a Lan cuando buscaba ayuda para su hijo. “No puedo imaginar este resultado sin el increíble trabajo de defensa que su familia ha hecho”, dijo Gonza quien dirige actualmente la organización sin fines de lucro Global Rights Advocacy.

Qu dijo en un comunicado el sábado “nuestra familia está completa de nuevo”. Agradeció a “todos los que ayudaron a que esto sucediera”.

Lan describió a su hijo como un genio que ama la música clásica “y siempre quiere aprender más”. Wang disfrutó su tiempo en Seattle y enseño Chino mientras estudiaba en UW, dijo.

Mientras su hijo estuvo en prisión, Lan dijo que evitó el escrutinio público por temor a que la atención de los medios pudiera empeorar las circunstancias. Sin familia en Seattle se sintió aislada. “Nadie vive una situación como la mía aquí”, dijo.

“He pasado por mucha oscuridad. Sin esperanzas”, dijo. “Quería que me devolvieran a mi hijo”.

El apoyo público la ayudo a mantener su energía y ahora espera enviar un mensaje a los demás. “Nosotros nos preocupamos por las personas que todavía están en prisión en Irán”, dijo. “Estamos preocupados por sus familias. Queremos enviarles nuestro amor y hacerles saber que estoy aquí. Que estoy dispuesta a apoyarlos”. (Este articulo incluye material de Associated Press)

REPERCUSIÓN EN LA PRENSA MUNDIAL


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes