7 de Junio: En nuestro día


Desde el espacio ideal del hombre, como lo es el ser libre y por tanto ejercer este oficio, esta profesión; un nuevo 7 de Junio nos convoca a los colegas -y al infinito universo de nuestras cotidianas relaciones- a levantar un brindis que, como excepcional circunstancia, nos permite decir lo nuestro generalmente en reconocimiento a los que respetan al periodismo, lo valoran y saben en él un sostén importante –en modo alguno el más- del sistema Democrático que con tan altísimo costo logramos recuperar los argentinos.

Esta introducción y el presente texto se constituyó para nuestro medio, desde sus inicios hace ya 26 años, en un llamado imperecedero habida cuenta de lo dificultoso que resulta este camino, regido naturalmente por las condiciones en que se desarrolla la vida democrática del país, hasta este presente de profunda grieta que nos lacera y que nos obliga a redoblar esfuerzos por superarla.

Por más que sea una Verdad de Perogrullo, cabe en la reflexión del saludo y por qué no del merecido brindis de confraternidad, decir que desde que el mundo es mundo su perspectiva de Esperanza radicó en la lucha –de eso en definitiva se trata- por la defensa de las libertades y los derechos humanos.

La Historia del periodismo contemporáneo, pletórica de idénticas vicisitudes que las vividas y/o padecidas por el País, es el mejor exponente de la propia evolución que como Sociedad en su conjunto vamos logrando.

El ejercicio de esta Libertad invalorable que –insistimos- es de todos y cada uno de los ciudadanos, es por cierto posibilitado por esa vigencia Democrática, y también, hoy es oportuno repetirlo en ponderación de nuestro día, porque cada vez tienen menos posibilidades de frustrarlo las expresiones infaltables (y ojalá fuese realmente en extinción) de los autoritarios, de los antidemocráticos, de los nostálgicos de las dictaduras, o de los que confunden el poder otorgado como mandato representativo del conjunto, con un “Don” personal o de sector donde recién comienza a escribirse la Historia.

Y peor aún, con la imposible pretensión ya conocida y con juicio condenatorio de la Historia, de no tolerar ni mucho menos aceptar la crítica o el disenso sin pensar o ejecutar una vana como impiadosa revancha.

Dicho en buen romance y para los enanos de espíritu: en la Democracia no hay “periodistas malditos”. Y el pensamiento diferente no convierte al otro en enemigo. Esa madurez es aún objetivo a alcanzar.

Como que no hay sutilezas posibles capaces de convertir por un día en respetuosos a los que durante los trescientos sesenta y cuatro días restantes del año no valoran al periodista o a los medios de comunicación que éstos representan con ejemplar dignidad, ética y moral profesional.

La juventud de los colegas que con enorme fortaleza y fervor construyen sus carreras con una entrega cotidiana que día a día la sociedad observa y amerita al punto tal de convertirlos en una de sus vías de expresión más creíbles, inclusive por sobre instituciones del sistema que jamás debieran haberse degradado ni mucho menos corrompido, retempla el espíritu y por ellos es que levantamos en forma especial y con dedicatoria también nuestro brindis fraterno.

Abrazo que en modo alguno desaprovecharemos para repetir –ratificando una línea editorial y una conducta profesional de tantos años- no una convocatoria sino simplemente una sincera reflexión sobre la necesidad de no decaer jamás en el esfuerzo de consolidar una solidaridad gremial, o cuanto menos una común corriente de simpatía sustancial para la conquista de ese respeto que planteamos como legítima exigencia, y que no será más que una reciprocidad al que ofrecemos sin retaceos.

Para un periodista –reza una añeja ocurrencia entre colegas referenciada en una de las genialidades de aquel gigante, viejo y zorro General- no debe existir nada mejor que otro periodista.

Un sueño para algunos.

Para nosotros también, pero eso sí, jamás imposible y por siempre irrenunciable.

Repetimos hoy como decíamos ayer: ¡Nuestro brindis y Feliz Día colegas! ¡Y gracias amigos!

El Director


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes

© 2015 by Sebagrafic Design.

Visitantes