Los minerales domésticos y cotidianos

Todos los días estamos en contacto con numerosos minerales que en su mayoría pasan desapercibidos. Forman parte de la vida cotidiana. Uno de ellos es la sal, el principal mineral comestible, cuyo nombre mineralógico es halita y cuya composición química es cloruro de sodio. Sólo en la Puna y en los Andes Centrales, tanto en los salares modernos como en las viejas montañas de sal de roca, existen reservas de sal para mil años de consumo de toda la humanidad. Además de los salares de la Puna, la sal en Argentina se obtiene en Vipos (Tucumán) y en las salinas de Bebedero (San Luis). Pero por lo demás a la sal hay que agregarle otro elemento químico, el yodo, que es fundamental para prevenir las enfermedades relacionadas con la tiroides. Los yodatos aparecen asociados a los nitratos en el híper desierto de Chile.

Otro mineral comestible y de consumo diario es el hielo. La pasta dentífrica está formada por una base abrasiva e impalpable de sílice a la cual se le adiciona flúor. La sílice puede obtenerse de la molienda micrométrica de diatomitas, perlitas, pómez, cherts y otras formas en las que se presenta el dióxido de silicio. El flúor se obtiene del mineral fluorita (fluoruro de calcio) y es esencial para la salud de los dientes. Los enjuagues bucales, que se aplican luego del cepillado, están formados mayormente por una solución de bórax (borato de sodio hidratado). El bórax y el ácido bórico están presentes también en las gotas oftalmológicas para protección de los ojos y en los polvos anti hongos para los pies.

En realidad son muchos los minerales y elementos químicos que entran en la farmacología. El litio para desórdenes mentales de bipolaridad, la calcita (carbonato de calcio), la dolomita (carbonato doble de calcio y magnesio), el bismuto y el bicarbonato de sodio para los problemas de acidez; así como las barritas de azufre, la piedra pómez, las tinturas antisépticas de yodo o mercurio, etcétera. Las sales amargas, como la mirabilita (sulfato de sodio) se utilizan como purgantes. Otro mineral de uso diario es el talco, un silicato de magnesio que se caracteriza por su bajísima dureza, la menor de todas en la escala relativa de dureza de los minerales de Mohs. Las cremas de cosmética incorporan diversos minerales entre ellos las arcillas de litio y de magnesio (hectoritas y sepiolitas). Cuando se afeitaba con hojas de afeitar o navajas eran comunes los pequeños cortes y la piedra mágica que los cicatrizaba rápidamente era el alumbre. También se usaba el alumbre como desodorante axilar. Otro desecante de la piel en su naturaleza de antitranspirante es el óxido de zinc que se obtiene del tratamiento del mineral esfalerita (sulfuro de zinc).

Los jabones en general, sean de tocador o de panes de lavar ropa, insumen numerosos minerales que les dan sus propiedades, entre ellos los boratos, sulfato de sodio y carbonato de sodio. Lo mismo en los detergentes, polvos jabonosos, champús, acondicionadores y otros productos de limpieza. Los vasos están hechos de vidrio procedentes de arenas de cuarzo. El pírex es un vidrio especial borosilicatado que soporta los cambios fuertes de temperatura. Los platos y tazas tienen una base de cerámica que utiliza principalmente cuarzo, feldespatos potásicos y feldespatos calco-sódicos (plagioclasas), con un esmalte o vidriado de boro. Los cubiertos, cuchara, cuchillo y tenedor, están fabricados con numerosos metales, especialmente hierro, níquel, cobalto, cromo, zinc, entre otros. Todos ellos se obtienen de grandes minas a cielo abierto o de yacimientos subterráneos. Brasil, Venezuela y Bolivia tienen las grandes reservas de hierro de América del Sur.

El hierro con el carbono da origen al acero y el agregado de algunos metales da lugar a los aceros especiales que reciben múltiples usos domésticos. Lo mismo vale para tijeras, alicates, clavos, tornillos, y herramientas con o sin filo. Precisamente para obtener buenos filos son necesarias las piedras de afilar donde las más efectivas son las fabricadas con arenas de corindón (óxido de aluminio). Hay aceros al manganeso, vanadio, tantalio, molibdeno, tungsteno, cromo, etcétera, cada uno con sus propias características de resistencia, elasticidad, dureza, entre otras propiedades. Las latas de conservas pueden mantener largo tiempo los alimentos por el estañado interno. Durante la primera guerra mundial el estaño alcanzó su máximo valor precisamente porque quienes contaban con alimentos enlatados podían mover sus ejércitos al contar con comida fácilmente disponible y rápida de procesar y consumir. El estañoparticipa además, junto al cobre, en todos los objetos de bronce que están a nuestro alrededor, desde las llaves de las puertas hasta las canillas de agua.

Más de cien minerales y elementos químicos entran en la fabricación de los teléfonos celulares y de las computadoras personales. Entre ellos las tierras raras (lantánidos) tanto en los discos duros magnéticos como en el color de las imágenes en las pantallas. Por su parte las baterías recargables de celulares y notebooks contienen litio, cobalto, cobre y grafito como minerales esenciales. El cobre está además representado en las decenas de cables de cualquier naturaleza que transportan electricidad desde un toma corriente hasta un electrodoméstico o equipo electrónico. La aleación indio-estaño se usa en el papel film con que se fabrican las pantallas LCDs para televisores y monitores de computadoras. El indio es un metal raro que se obtiene de algunos yacimientos en donde se explotan sulfuros y sulfosales. Se encuentra distribuido en la faja estannífera boliviana y también en el macizo del Deseado en la Patagonia.

Usamos a diario decenas de tipos de papel. Un gran número de minerales entran en la fabricación del papel entre ellos arcillas, caolín, baritina, carbonato de calcio, cloruro de sodio, etcétera. Escribimos con lápices de grafito. Las tintas, barnices y pinturas tienen también una importante componente mineral sea para darles carga o color. Muchos ocres minerales se utilizan en la fabricación de pigmentos especialmente los de hierro y manganeso. Los utensilios de cocina pueden ser de aceros especiales o aluminio. El aluminio se obtiene de unos barros fósiles llamados bauxitas. Las superficies antiadherentes de algunos sartenes y ollas se logran también con compuestos a base de flúor. En macetas y jardines se utilizan tierras vegetales llamadas turbas. Los fertilizantes, para dar lozanía a las plantas, llevan esencialmente tres elementos químicos como son el nitrógeno, fósforo y potasio (NPK), además de otra veintena de elementos menores u oligoelementos tales como hierro, boro, calcio, manganeso, cobre, entre muchos otros. Las “camas de gato” para las mascotas, están formadas por un granulado de minerales altamente absorbentes del tipo de las zeolitas, bentonitas u otros. Dicho material, cuando es de la calidad y cualidad adecuada, no solamente absorbe los líquidos de los animales sino que también elimina los olores. Incluso las zeolitas por su naturaleza de intercambiadores catiónicos no sólo se usan en las referidas camas de gato, sino también en la potabilización de las aguas de consumo, en los filtros purificadores de agua que se adosan a las canillas domésticas y en el alimento balanceado para algunos animales.

Minerales de boro y diatomitas se usan en cebos para cucarachas que evitan la utilización de otros venenos químicos más potentes y contaminantes. Lo expuesto es una muestra sencilla de algunos de los 92 elementos químicos, provenientes en su totalidad de cientos de especies minerales, las que se explotan de minas subterráneas o a cielo abierto a lo largo y ancho del planeta Tierra. Algunos elementos químicos o minerales pueden sustituirse unos por otros en determinados usos, pero al final del día todos ellos son imprescindibles e indestructibles por medios naturales. Minerales o elementos de escaso valor en el presente pueden alcanzar un gran valor en el futuro, o viceversa, según los avances de las nuevas y modernas tecnologías.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes