La entrega de los “Martín Güemes” al periodismo constituyó un firme alegato por la libertad de expr

Mary Gervino, Gloria Franco, Néstor Quintana, Ignacio Esteban, Luis Borelli y Juan Gonza fueron los galardonados en el orden local y Magdalena Ruiz Guiñazú en el nacional.

A pocas horas de haberse clausurado en nuestra ciudad la 74ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) con una trascendente declaración reivindicativa del derecho humano sustancial y universal que constituye la libertad de expresión, los salteños protagonizaron en el salón blanco del Centro Cultural América otro hecho vinculado al ejercicio del periodismo. Tal la entrega del “Premio al Honor y la Ética 2018- Galardón Martín Miguel de Güemes” a seis mujeres y hombres de extensa trayectoria en los medios de comunicación. El acto consagratorio de esta 24ª edición del premio que ya merecieron personalidades como el Papa Francisco, el genio de René Favaloro, el talento de Eduardo Falú y el jurista Carlos Fayt, este año tuvo como destinatarios a Gloria Franco, Mary Gervino, Néstor Salvador Quintana, Ignacio Esteban, Luis Borelli y Juan Guillermo Gonza. Subrayando con emotivo sentir que constituía un homenaje a quien colaborara por años en esta iniciativa, el amigo que partió de la vida para quedarse en los corazones, José Bortot.

Presentados por el promotor de esta iniciativa, el reconocido creador de la moda Walter Luis desde la institución “Asociación Proyecto de Vida Solidario” en conjunto con las Damas Güemesianas de la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes, los galardonados fueron desgranando, uno a uno, sus experiencias de medio siglo en el oficio que tan acertadamente -y así lo destacaron- el gran Gabo, Gabriel García Márquez, supo definir como el “más maravilloso de los oficios”.

Gloria Franco y Mary Gervino brillaron en su anecdotario pletórico de pequeñas grandes historias que invariablemente van tejiendo los años de los comunicadores en redacciones, estudios radiales y televisivos, y hoy en las apasionantes instalaciones renovadas por la tecnología en la era que vivimos de la cibernética.

Néstor Salvador Quintana, que bien mereció ese Martín Güemes de oro, es también un decano que con notoria emoción por este acto refirió hitos de su trayectoria que no sólo abarca el ejercicio del periodismo, sino también su proyección vocacional a la docencia universitaria y, como un diploma más y relevante, a la política, que bien supieron recuadrar en sus idénticamente sentidos y memoriosos mensajes los colegas Ignacio Esteban y Luis Borelli.

Ignacio Esteban y Luis Borelli (que distingue su personalidad también como historiador) así como la laureada con este Martín Güemes a nivel nacional, Magdalena Ruiz Guiñazú; que como todos los premiados no precisan de presentaciones curriculares pues -como lo testimonian estos premios- sus nombres están en el conocimiento y el aprecio del conjunto de la sociedad a la que supieron y siguen sirviendo como intérpretes de sus sueños, proyectos, necesidades y exigencias por una provincia, una región y un país mejor.

Metas para cuya conquista indudablemente los tiempos presentes comprometen fuertemente al periodismo que, en libertad y con minucioso cuidado de sus normas éticas y morales, redobla sus esfuerzos frente a la subversión de los valores que llevan al deterioro hasta las instituciones sostén del sistema democrático que con tan alto costo histórico Argentina supo reconquistar.

Es allí donde la pluma y la palabra sirven para renovar la fe de los pueblos al motorizar los procesos de depuración de los males que nos aquejan, y la búsqueda de los caminos para superar las grietas que precisamente por la pérdida de ese rumbo como proyecto y modelo de país afloran. Es decir, la tarea que compromete a todos los ciudadanos de bien, muchas veces -demasiadas- desalentados, otrora por las dictaduras, y en el presente por tanta corrupción y pérdida de ejemplaridad de quienes detentan cargos y funciones que no merecen.

La democracia -coincide el periodismo- es el objetivo principal a cuidar, por lo que empeñosa y hasta insistentemente, día a día editorializa advirtiendo que este sistema, el mejor y el más perfectible, merece cuidarse como un cristal. Advirtiendo a los intolerantes del pensamiento y de las ideas que no coinciden con ellos que, cuando ese cristal se rompe a pedradas, los pedazos estallan y caen y lastiman a todos.

Con ese común denominador democrático, los expositores realmente impactaron a un auditorio que pudo percibirse quizás se sorprendió, gratamente, porque rompió los cánones habituales de una entrega de premios, para llenarse de un contenido que el título de esta nota intenta sintetizar: un verdadero alegato por la Libertad de Expresión, así escrita con mayúsculas, premeditadamente.

En la cálida velada, la palabra predominante y mutua entre toda la concurrencia fue ¡Gracias!

Tal como la rezaron Gloria Franco y Mary Gervino al cerrar sus palabras interpretando el sentimiento de todos y cada uno de los premiados: ¡Gracias a la vida, que me ha dado tanto!

El Jurado

Adela M. Cercuetti, Elena M. Usandivaras, Margarita A. Lovaglio, Marisa Yudi, Elena San Miguel Cornejo, Dalia Korman de Simkin, Elena Dellia Soto, Dr. Carlos Nogueira Hernández, José de Guardia de Ponte, Jorge René Silisque, Dr. Juan Carlos Nallim, Carlos Gordillo, Raúl Belmont Felipe Medina, Viviana Chamale y Ermelinda de Gana.

Artistas invitados

Dieron también una nota distintiva en la grata velada del Centro Cultural América en homenaje al periodismo, Ivo Zottos y el don privilegiado de su voz, y el arte elevado de los conjuntos folklóricos Los del Predio y Los del Molino.

Conducción y coordinación

Párrafo aparte mereció para el comentario la conducción que supieron lucir con un estilo cálido y muy personal y sin acartonamientos los colegas Beatriz Montalbetti y Dani Chávez. Y en la coordinación prolijamente cuidada, Natalia Luis.

Agradecimientos

Walter Luis en nombre de las instituciones promotoras de la iniciativa expresó su agradecimiento a las siguientes personas y entidades:

Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes, en su presidente Francisco Aráoz y en la señora Alejandra Lami; delegaciones gauchas que engalanaron el encuentro pertenecientes al Fortín Martín Silva de Gurruchaga y su presidenta Martina Sánchez; Multivisión HD en su director Javier Matus, Andrés Zottos, diputado nacional; Delia Korman de Simkin; Carlos Gordillo, ebanista, y Gustavo Blanco, platero, autores de la obra de arte del Premio Martín Güemes al Honor y a la Ética 2018; José de Guardia Ponté; Romano Limusinas, Viviana Chamales, Dr. Carlos Nogueira, Carol Ramos, Salta fashion de Soledad Burgos y Yenni Genoveva Quiroga.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes