Urtubey: Menos Tinelli, Mirta Legrand, farándula, Los Tekis… ¡Y más política!

El gobernador salteño retoma la cuesta arriba de su legítima ambición de ser presidente

Como si hubiese recibido un shock de realismo que perdió hace tiempo y allá lejos en el tiempo y que le hizo pagar el alto costo de una imagen de gestión de gobierno hiper deficitaria que los salteños le cobraron con dureza en las últimas elecciones, donde su engendro de Frente Electoral lo desubicó del complejo tablero político de esta Argentina post kirchnerista; el gobernador de los salteños Juan Manuel Urtubey intentó en estas últimas horas que los medios hablen nuevamente de su persona, pero esta vez no desde las marquesinas de la farándula ni de las onerosas publicidades disfrazadas de “invitaciones” en algunos programas de medios nacionales sino con opiniones políticas.

Fue el mismísimo Urtubey quien reconoció que dilapidó dos mandatos y medio con un ultra cristino/kirchnerismo “ad honorem” que no le reportó nada a su persona y, peor aún, mucho menos a esta provincia que ostenta estadísticas de postergación vergonzantes para los tiempos que vivimos como por ejemplo en orden a la salud, educación, obras, infraestructura, desocupación, marginalidad, pueblos originarios parias, etcétera.

Su nueva condición de furioso anticristinista converso una vez producida la derrota del candidato de teflón y millonario Daniel Scioli con Mao Zannini para asumir un eventualmente más conveniente rol de apoyo a Mauricio Macri, evidentemente tampoco resulta por los ámbitos de la Casa Rosada demasiado convincente.

Y así como ni Néstor K, ni su viuda Cristina Fernández y sus centuriones le creyeron y menos aún lo quisieron, tampoco los muchachos de Cambiemos confían en la nueva lealtad del salteño. Colofón: Que Salta y los salteños sigan mendigando y empantanados. Hoy, tanto por los pasillos del poder nacional, como por la furia del Pilcomayo y el Bermejo.

Pero volviendo al enfoque del electroshock -valga la figura- que parece haber recibido nuestro magullado gobernador en pos de rehabilitarse en sus posicionamientos políticos, desde su entorno obediente y sin poder como siempre se filtran sus “secretos de Estado” que invariablemente coinciden en dispararse con munición gruesa entre ellos. La interna de la interna que le llaman y que tiene como blanco a un más que reducido “equipo” de asesores que hasta acá indicaron a su líder y conductor sólo caminos equivocados, pletóricos de carnavales, festivales, vacaciones ostentosas, ridiculeces con Tinelli, apariciones onerosas en la TV y radios porteñas, algunas tapas de revistas de la farándula con notas acordes a ese mundillo de tilinguerías y actividades de todo tipo menos del quehacer político de un gobernante serio, comprometido, sustancial para cualquier aspirante a crecer en la ardua carrera de la política, plena de valores éticos y morales y propuestas que con avidez exige el conjunto de la sociedad de sus gobernantes.

Tal vez -y ojalá- la última “genialidad” de esos becarios/asesores constructores de la campaña permanente de Urtubey sea la ridícula difusión de imágenes del gobernador con una pala en mano, colaborando por los minutos necesarios para filmar y fotografiar, con la desesperada lucha de los inundados por contener la tremenda embestida del Pilcomayo.

Ridícula “promoción” que corrió en paralelo con las tomas fílmicas de su delfín en las últimas elecciones para la senaduría nacional, el renovador seudo peronizado Andrés Zottos, que vimos en los noticiosos y despachos de prensa personales jalando una soga y gritando órdenes para hacer cruzar bolsones con alimentos en el camino cortado por las inundaciones, previo “haberse embarrado él mismo la camisa un poco” según el sincero relato de quienes allí presenciaron la parodia. Mofa a la que añadió la vergonzante escena haciéndose acondicionar sus botas por un brigadista, sentado en el piso, a sus pies.

Fuentes del oficialismo aseguran que el gobernador ya cuenta con nuevos asesores esencialmente en Buenos Aires para volver a cargar en su sueño -legítimo- de ser algún día presidente de los argentinos. Y que para la nueva campaña no hay restricciones dinerarias, así como no hubo despedidos de su anterior entorno de amigos ineficaces. Sólo traslados como para que no sufran las angustias de la austeridad ordenada por Macri que nadie -presidente incluido- aplican, y que se destinará obviamente a trabajadores. Es decir, el hilo nuevamente cortándose por lo más delgado.

De allí surge entonces que luego de sus dilatadas vacaciones plenas de placer y gozo -al decir del genial Joaquín Castellanos- el gobernador reapareció por ejemplo en el Diario Clarín pero esta vez con definiciones políticas. Y con un ímpetu que busca evidentemente su reubicación en los titulares como lo es cruzarlo al propio Macri criticándolo por su postura en el sonado caso del policía Luis Chocobar que mató a un delincuente y ante el cual la Justicia lo procesó chocando frontalmente con la postura presidencial.

Un tema realmente de peso que el matutino porteño Clarín tomó en su dimensión de noticia importante pues se trata de un aliado del gobierno quien busca el centro de la escena marcando una diferencia al más alto nivel político y con evidente destino al tan amplio como desvencijado presente del peronismo nacional.

Los ultra Juanmanuelistas ruegan que el barrilete pueda volver a volar alto.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes

© 2015 by Sebagrafic Design.

Visitantes