El gobernador jujeño en una semana sin paz


San Salvador de Jujuy © A veces, los hados dan la espalda. Esta semana el gobernador Morales lo sufrió en carne propia. Tanto Gerardo Rubén, como sus comunicadores aparecen siempre tan empeñados en transmitir un optimismo inoxidable, que hasta se hace complicado querer mostrarle la realidad sin dañar su empeñosa buena onda. Pero esa realidad tiene luces y sombras, y así como no se puede tapar el sol con la mano, tampoco se puede esconder un elefante en la guantera del auto. GM tuvo dos contrastes para su estilo la semana que pasó. El primero fue una grosera actitud de ciertos policías de la provincia, que se comportaron con un destrato sólo compatible con las peores épocas de la vida pública argentina. Y nada menos que en un ámbito universitario. El segundo fue la aparición de una ya famosa grabación de audio tomada en un celular, donde queda patentizado un pedido de coimas a cambio de olvidar para siempre cuatro expedientes donde constarían importantes pagos realizados a una constructora por obras que jamás se hicieron.

Uniformados sin formación

GM estaba en tierras chapacas, disfrutando de la cordial hospitalidad de Tarija, cuando el celular lo aterrizó con violencia en la realidad jujeña. Una ruidosa fiesta de estudiantes universitarios tenía lugar en dependencias de la Facultad de Ciencias Agrarias, cuando aparentemente por quejas de vecinos, se hizo presente una muy nutrida delegación de efectivos y móviles de la Policía de la Provincia. Aún no hoy está establecida la verdad de lo ocurrido. Según los estudiantes, ellos salieron de buenas maneras a atender a los policías, manifestando que la fiesta era una tradición de bienvenida a los ingresantes y que nada hacían que perturbara el orden. Según los policías, los responsables de la fiesta les franquearon el ingreso, pero algunos jóvenes alcoholizados los agredieron y se negaron a moderar sus actitudes y a bajar el estruendoso volumen de la música. Terminaron deteniendo y trasladando inmovilizado y esposado a la Seccional 1 al presidente del Centro de Estudiantes Joaquín Emanuel Sebastián Quispe, y a otro estudiante. Gravísimo. Ilegal. Absurdo. Los universitarios denuncian –y un video los respalda- haber sido detenidos dentro del predio de la Universidad. Los policías afirman que fue en la parte externa. Los policías aducen haber actuado amparados por la Ley Provincial 5.955 que reglamenta contravenciones, como por ejemplo la prohibición de realizar eventos o fiestas sin las correspondientes habilitaciones o autorizaciones. Los universitarios se amparan en la Ley Nacional de Educación Superior 24.521, que consagra su autonomía y prohíbe a la fuerza pública ingresar a las instituciones universitarias, a menos que lo solicite la propia autoridad académica o un juez. Para dejarlo claro, lo de los policías fue un atropello mayúsculo, infame e indefendible. Un jefe y un efectivo policial fueron desplazados “preventivamente” dijo el flamante secretario de Seguridad Miguel Singh, mientras “se estudia analiza la legislación y la jurisprudencia”. En realidad, no hay que ser muy lúcido para entender que no hay nada que analizar. La ley Nacional tiene prelación sobre la provincial; los ámbitos universitarios son federales, es decir, naturalmente vedados a actuaciones de fuerzas provinciales; y finalmente, está el sentido común y el don de gentes que en efectivos policiales con mediana formación no debe faltar. Del lado de los Universitarios está aquella Ley, pero también se debe reconocer que en el predio en cuestión, según expresaron los vecinos a los canales de TV, se suceden con asiduidad fiestas de este tipo, y las luces del amanecer dejan a la vista los vestigios de los excesos poco dignos, precisamente de un ámbito universitario. En este clima, fue curiosa la respuesta del decano de Ciencias Agrarias, quien ante una consulta periodística si en un ámbito universitario, más allá de una fiesta normal, le parecía correcta la ingesta desmedida de bebidas alcohólicas, el Mg. Mario Bonillo, respondió “no está prohibida”. Y nadie imagina ni quiere estudiantes estirados, convertidos en una caterva de lánguidos “nerds” consagrados al estudio y la meditación trascendental, (Sócrates ya concluyó en que “la circunspección y la gravedad son posturas que el cuerpo adopta para disimular insuficiencias del alma”), pero quizás sea bueno abrir un debate sereno y sobre todo sincero acerca de algunos derrapes que terminan en la banquina. Entre declaraciones racionales o ridículas, descabelladas o de compromiso, esto seguirá y las partes continuarán afirmando o negando a morir sus versiones, según quienes les pregunten. Hasta ahí el episodio que fue cerrado un correctísimo comunicado del rector Rodolfo Tecchi y el conjunto de decanos. Pero faltaba la parte política…

Cachetadas a GM

GM fue dirigente de Franja Morada durante los años que fatigaba los pasillos de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNJu, de donde egresó como contador público nacional. Quizás de allí le brotó la automática solidaridad con los estudiantes y tuiteó desde Bolivia la promesa de “llevar esto hasta las últimas consecuencias”. También se horrorizó con vergüenza de que “esto ocurra durante mi gobierno”. Seguramente rodarán varias cabezas. Pero también aparecieron automáticamente los que tiran sus redes en la cloaca. Canales de TV de la Capital Federal arremetieron con el dictador de Jujuy. El diputado nacional Nicolás del Caño (FIT) afirmaba que “la policía entró a la universidad tirando tiros al aire”. En otro canal un militante del Movimiento Evita hablaba de “La noche de los bastones largos en Jujuy”. Y obviamente, en todos los casos, en las pantallas de la escenografía de los estudios, la cara de GM era la imagen del déspota que gobierna. Se pueden entender las solidaridades y los repudios. Pero la estupidez de las exageraciones sólo es comprensible desde la malsana intención de la desinformación con el objetivo de profundizar las grietas y las fisuras en el cuerpo social provincial. Pero el GM deberá preocuparse de restaurar su imagen y la de su gobierno con hechos concretos. Ojalá que esta vez puedan ayudarlo sus comunicadores y el ejército de tuiteros que hasta hoy no le rindió los frutos esperados. Y deberá hacer lo mismo con la fuerza policial, cuya noble misión de ofrecer la hasta vida por su comunidad, se ve desdibujada por la ausencia de educación y formación adecuadas. Rápidamente también se prendieron en las polémicas habladores de todo tipo, legisladores, opinadores de pacotilla, sesudos intérpretes de la legislación vigente, dirigentes sindicales y ciudadanos comunes. Todos con derecho a hacerlo. Unos tocando de oído. Otros con el habitual oportunismo destructivo para una u otra parte. Los más ávidos de información de primer nivel sintonizaron la FM de la UNJu o buscaron su canal de TV en Youtube, pero la programación ese viernes se había tomado el feriado. El incidente fue muy serio, la sociedad quedó sensibilizada, pero las trompadas pasaron por encima de policías y estudiantes, y se estrellaron –y siguen estrellándose- en el castigado mentón del GM que se comió un garrón de película. O de campaña.

Y ahora… un audio

En la ciudad, todos hablaban de eso. Los grupos de “whatsaperos”, los “tuiteros”, los propietarios de simples celulares se desesperaban por conseguir “la charla de las coimas”. Y durante sábado y domingo, la comidilla fue escuchar cómo un supuesto abogado bastante reconocido en el foro local, y presuntamente asesor del Ministro de Infraestructura Jorge Rizzotti y su Secretario de Infraestructura, Pablo Civetta, encaraba al propietario de una constructora instándolo a hacer “un ofrecimiento” para parar una denuncia penal por cuatro expedientes investigados por Civetta en los que se comprobaría la corrupción por el pago de obras que nunca se hicieron. Las primeras denuncias por estos hechos habrían sido formalizadas en abril del año pasado. Pero si se comprueba la veracidad de la charla, vale preguntarse, ¿cómo es que el presunto asesor pudo sacar los expedientes del Ministerio, revisarlos y mostrárselos al empresario? Y más aún, ¿con qué seguridad promete hacerlos desaparecer a cambio de una suma que esté acorde a las “molestias”? ¿Quién de los tres o cuatro escalones superiores (no se advierten más) podría haber confiado al asesor y amigo del empresario la misión de negociar? ¿Qué “ofrecimiento” esperarían, ya que se deja claro en la charla que $ 50.000 pesos por expediente sería una cifra ridícula? En medio de tormenta, la buena noticia. El negociador pide que la operación no demore, porque los expedientes podrían pasar a la oficina anticorrupción y manifiesta que allí, el joven titular de la misma, Joaquín Millón Quintana, quien muestra un perfil incorruptible y si revisa la documentación, la pondría en el umbral de la denuncia penal, lo que daría por tierra con cualquier intento de arreglo. Fue tal la viralización de la grabación, que aún en feriado y sábado, Joaquín MIlón se interiorizó del tema y elevó una denuncia penal para que se investigue. GM lo supo de nuevo a través del maldito celular que ya le venía arruinando el finde. Instruyó a sus funcionarios y legisladores más confiables para que el gobierno en pleno preste toda colaboración a las investigaciones. Idéntica reacción se conoció en el mediodía del Sábado de Gloria por parte del bloque radical. Sin embargo, no alcanzó esa celeridad para contener las iras de algunos radicales históricos, que ayer tejían los argumentos para reclamar la separación “preventiva” de todos los funcionarios involucrados, para que puedan vindicarse (algo que lamentablemente no está siendo habitual últimamente) hasta que se deslinden responsabilidades. El audio ya se consigue en internet. La calidad de la grabación, y algunas preguntas hábilmente direccionadas, hasta permiten imaginar que fue una “cama tendida” con precisión. Sin embargo, al fin de la charla, los protagonistas convienen con súbita astucia y prudencia, tener un próximo encuentro personal, evitando los mails y los celulares. Las redes sociales inundadas y los medios ya avanzando sobre el tema, hacen imaginar que todo recalará inevitablemente en la Justicia. Y pondrá a prueba una vez más la eficacia, independencia y celeridad que el Gobierno asegura que tiene, y que la población espera comprobar en los hechos. Tendría que arrojar luz sobre dos capítulos: 1) Los pagos por obras inexistentes en el gobierno anterior, y 2) El episodio de las presuntas coimas y sus protagonistas en el gobierno que está.

Y un tecito…

Esta semana el GM viajó a Buenos Aires, donde los gobernadores asistieron a una reunión convocada por el presidente Mauricio Macri. Como se anticipó desde esta columna, el tema fue requerir de los mandatarios rígido control del gasto, especialmente a nivel de empleos públicos. El ministro de Modernización les reclamará mejorar la calidad de la administración pública y jerarquizar las plantas a través de un orden de méritos y no por mera antigüedad o presiones sindicales. También soportarán una fuerte embestida para bajar el déficit fiscal, algo, a simple vista, imposible.

No todas son pálidas. El GM viajará a China en un par de semanas acompañando al Presidente Macri. Espera concretar en el gigante asiático el crédito del Eximbank para el inicio de obras de la planta de energía solar en la Puna. Ya estuvo en China en Noviembre del año pasado, cuando una foto suya armando un “acusi” en la Gran Muralla batió récords en las redes sociales. Para este nuevo viaje, hay quienes que le recomendaron sumar un té de coca. Como se sabe, la sagrada hoja americana, tiene propiedades estimulantes, energizantes y digestivas, que en esta época, al primer mandatario le sentarían de maravillas.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes