Día del Periodista, Día de Exigir Respeto

Nota en exclusividad para aquellos maracanases que denostaba Yupanqui, que vienen a hacernos promesas que nunca cumplieron…

Para ellos, estas líneas. Que los muestran desnudos. Tales como son cuando sin disimular su socarronería conceden al periodista “la gracia” de abonarle una factura sin importar cuántas tiene acumuladas. Y… prometiendo para “pronto” algún cheque. Eso sí… diferido. Con destino de usura.

Para aquellos que no dejan de ofrecer o concurrir los 7 de Junio al “brindis oficial” del gobernador o del intendente…. Aunque nos los roce -ni tal vez tengan noticias de ella- la ejemplaridad de los grandes hombres como Mariano Moreno.

El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad. Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente.

(Reflexión que Gabriel García Márquez, el gran Gabo legó a la humanidad toda, seguramente sin imaginar podría convertirse en oración, en la 52ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) de 1966, cuando además bautizó para siempre al periodismo como “el mejor oficio del mundo”)

7 de Junio, este día exactamente, no sólo hay uno, dos, tres o diez o cincuenta colegas desandando pasillos estatales; hay una procesión peregrinando con rabia, pero a la vez obligada, sin alternativas que la eviten, tras “el favor” de alguna audiencia a los burócratas de turno que -precisamente- debieran evitarles, por respeto, repetir obligados su penosa ronda en procura de cobrar lo que por su dignísima profesión, trabajo y servicio, le pertenece; le corresponde.

Y hemos querido así encabezar esta nota que con el debido permiso comprensivo del lector nos permitimos los periodistas para hablar de nosotros, porque ese destrato -que en modo alguno es patrimonio exclusivo del actual gobierno- excede groseramente los ya habituales límites de la comprensión.

Ello, porque el periodista mismo, equivocadamente, lo fue permitiendo con el correr de los tiempos. Eso sí, debemos reconocerlo, también forzado por la imposibilidad de vencer -hasta hoy todavía- la inmoralidad y crimen de la Censura Indirecta, figura con la que ya el Derecho Internacional bien ha encuadrado y calificado a la presión que ejercen los Estados sobre los medios y obviamente sobre la Libertad de Expresión a través del manejo discrecional, arbitrario y antidemocrático de lo que se ha dado en llamar la pauta publicitaria oficial.

Hoy, este escenario así expuesto descarnadamente es la verdad.

Es la realidad protagonizada por una dirigencia que cómo no va a perder el respeto a los periodistas y a los medios, si lo que realmente han perdido para siempre es la cualidad y calidad fundamental que deben ostentar los hombres públicos, y que se llama e-jem-pla-ri-dad. Sin embargo, hasta presumen de ello cuando no se ruborizan en absoluto ante la condena social que por supuesto tiene su principal voz (sino la única) justamente en el periodismo. En los medios de comunicación por fortuna cada vez más abiertos, insobornables e imparables, merced a la revolución digital.

7 de Junio… también día de la repetición de brindis oficiales tan forzados por el protocolo que más allá de las palmadas y un par de párrafos alusivos no pueden disimular ese maltrato con el que comenzamos esta crónica y que es en verdad una denuncia que sabemos importará un bledo a los jerarcas de turno.

Pero que bien vale decirla, sin falsa retórica, para aquellos que también toman el rol de peregrinos pero pedigüeños por las redacciones y los estudios radiales y televisivos cuando sus rostros impresos en afiches ocupan las paredes de las ciudades y llegando, como aquellos maracanases que denostaba Yupanqui, a hacernos promesas que nunca cumplieron…

Para ellos, estas líneas. Que los muestran desnudos. Tales como son cuando sin disimular su socarronería conceden al periodista “la gracia” de abonarle una factura sin importar cuántas tiene acumuladas. Y… prometiendo para “pronto” algún cheque. Eso sí… diferido. Con destino de usura.

Pero no dejan de ofrecer o concurrir los 7 de Junio al “brindis oficial” del gobernador o del intendente. Obvio los “compromete” también el patriotismo. Aunque nos los roce -ni tal vez tengan noticias de ella- la ejemplaridad de los grandes hombres como Mariano Moreno.

Que puedan existir excepciones a lo relatado, por supuesto que sí. Caso contrario, ya estarían muertas hasta las esperanzas y los valores. Lo que para los periodistas y toda persona de bien jamás sucederá.

Simplemente porque nunca dejaremos de soñar en el país que, de jóvenes, soñamos.

Y que porfiadamente insistimos diciendo, como el poema difulviano:

¡Un país que veremos!

Y por fin, en 2015, aquí en Salta, una jueza encendió una luz ante nuestro Recurso de Amparo

“…este es un oficio de carpinteros, que se aprende y se perfecciona con la práctica, escuchando a la gente y despertando los sentidos para ver lo que nadie más ve, para que las sociedades se informen mejor".

(Jaime Abello, cofundador de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano -FNPI)

7 de Junio, Día del Periodista. Hace un año exactamente, cuando la editorial también era una concesión suya, leal y constante lector, para que los periodistas hablemos de nosotros mismos, publicábamos por enésima vez nuestro reclamo y denuncia, referido a aquel Recurso de Amparo que contra el Poder Ejecutivo de Salta.

Reclamo de Justicia que precisamos con toda claridad, con la firma de este director y de Guillermo Gonza (h) como co demandantes, en la responsabilidad del propio gobernador, sustentados en el avance de la jurisprudencia nacional y fuertemente también en la internacional. Bastión cuya vanguardia es la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, que en sus informes anuales de 2013 y luego ya con sentencia favorable en el 2014, nos incluyera como casos emblemáticos reivindicativos de la Libertad de Expresión en la Argentina.

En el primer informe, mencionando la denuncia por su gravedad en obvia exhortación a que el Estado corrija su falta. Y en el segundo, destacando la resolución favorable e irrebatible de la Justicia.

Esto decíamos en uno de esos párrafos de nuestra editorial alusiva al Día del Periodista en 2015:

“…En nuestro caso, es decir en el de este Semanario que hoy transita su 23 año de existencia, debemos repetir que lamentablemente aún está irresuelto en una Justicia que de lenta deja de serlo aquel Recurso de Amparo iniciado contra el gobierno de la provincia bajo el severísimo cargo de Censura Indirecta, figura consagrada como tal por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) – Relatoría Para la Libertad de Expresión. Juicio que incluyó en su Informe Anual 2014 en el capítulo referido a la situación de la prensa en Argentina. Ver: (www.oas.org/es/cidh/expresion/informes/anualesinformeanual2014.pdf.Go)

Tras un extenuante trámite y manoseo por parte de los funcionarios intervinientes de una Justicia que en el país en general había perdido su majestad y su sentido para una República en Democracia, llegó por fin en ese mismo mes de junio (el 22) y en base a la reiteración en Setiembre de 2014 del Recurso primigenio que había surgido como un grito ahogado un 28 de Agosto de 2013 luego de un inútil intento de hacer comprender a la soberbia del poder que su proceder era deleznable, el fallo esperado.

Lo firmó la Jueza Bibiana María Acuña, del Juzgado de lra Instancia Civil y Comercial de 10ma Nominación de Salta, ordenando a la Provincia de Salta que restaure la publicidad oficial que, en un claro acto de persecución a la opinión crítica y de censura indirecta quitara a fines del año 2013 a los medios periodísticos “Semanario Nueva Propuesta” y (en indisimulable proceder de sanción por motivos políticos) al programa televisivo “Viaje de Pesca” de los periodistas Juan Guillermo Gonza y Juan Guillermo Gonza (h).

Y lo destacamos con idénticos términos de aquella editorial alusiva de un año atrás diciendo que la independencia de esa magistrada consagraba desde esta provincia del interior profundo y postergado de la Argentina, un nuevo hito jurídico en resguardo del derecho constitucional y sustancial del sistema democrático como lo es el de la Libertad de expresión.

Y que así quedaba sentado un hito histórico en tan sensible materia jurídica por parte de esta jueza que -por siempre lo destacaremos- tomó en sus manos el Recurso de Amparo cuando los demandantes formalizaron el 9 de setiembre del 2014 una ampliación del mismo, habida cuenta de la excusación final, absurda e injustificada a nuestro entender, del juez Marcelo Domínguez de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Sala III, que fue quien receptó la demanda original el 28 de Agosto de 2013.

Pero un fallo judicial como el conquistado en esta latitud de la Patria, y que mostramos una y mil veces con legítimo orgullo pues nos trasciende sideralmente a nosotros, a nuestros intereses individuales o como medio para proyectarse como una garantía al ejercicio de este oficio y profesión sin distingo alguno de personas o empresas, no queda sólo en anécdota.

La provincia bien sabe que amén de ser delito la censura, y en este caso que nos ocupa la censura indirecta, que esa orden de la Justicia la obligaba en plazo perentorio a presentar “un esquema de distribución de publicidad, respetando los términos y principios señalados precedentemente y los establecidos por la Corte Suprema de Justicia en los pronunciamientos “Editorial Río Negro” (Fallos: 330:3908) y “Editorial Perfil” (Fallos: 334:109).

Exhortándola -además- como demandada “a la consideración del dictado de una norma de carácter general, que regule las contrataciones de publicidad oficial bajo los parámetros señalados en el punto anterior, que garantice la libertad de prensa contra actos que directa o indirectamente puedan afectarla. Debiendo también remitirse copia de las presentes actuaciones al Poder Legislativo, para su conocimiento mediante oficio de estilo… Imponiendo las costas del presente a la parte demandada…”

La conclusión, para el periodismo salteño y de todo el país es tan clara como contundente: Hemos avanzado.

Y así, este 7 de Junio merece lo celebremos los periodistas y los medios, observando desde lo alto como el vuelo de los cóndores, allá abajo, reptando, a los que se creen que llegaron al poder como fundadores de una provincia, o de un Estado del que se sirven en lugar de servir.

Irrespetuosos cotidianos de esos peregrinos que en muchos casos, obligados por la subsistencia, rondan -vale repetirlo- sus alfombrados despachos.

Un nuevo alentador fallo, esta vez el que le dio la razón al colega Luis Majul

Que esta lucha de los periodistas por las arbitrariedades de los Estados continúa porque subsisten los funcionarios antidemocráticos es una realidad absoluta. Pero así como semejante inconducta persiste, también rebrotan las esperanzas con nuevos fallos judiciales que reivindican la Libertad de Expresión.

Nos referimos esta vez, con inconmensurable satisfacción por la actuación de la Justicia argentina, al fallo de la Corte Suprema de la Nación emitió ante la denuncia del colega Luis Majul también por censura indirecta ejercida desde el gobierno.

Una conquista que nos llevó a enviar al prestigioso colega de Buenos Aires nuestro mensaje de satisfacción y apoyo, en los términos que bien vale aquí en esta nota alusiva a nuestro día, repetirla para su conocimiento, apreciado, leal y constante lector de Semanario Nueva Propuesta:

“APRECIADO Y RESPETADO COLEGA LUIS MAJUL:

En la forma más breve posible quiero expresarle, en primer lugar, mi saludo y felicitaciones por el fallo logrado merced a vuestra lucha por reivindicar la Libertad de Expresión en otro caso más de un Estado que comete el crimen que la jurisprudencia internacional ha consagrado con la figura de la CENSURA INDIRECTA que los gobernantes antidemocráticos, autoritarios y enfermos de cesarismo siguen perpetrando contra los periodistas y los medios.

Escuché con especial atención en vuestro programa radial el comentario que reflejaba claramente su más que justificada satisfacción por el fallo de la Corte en su favor. Me corrijo: en favor de la Libertad de Expresión.

Sus palabras, Amigo y Colega Luis, me representaban a a mí mismo no hace mucho tiempo cuando aquí en esta latitud del norte postergado de la patria, también junto a mi hijo lográbamos con idéntico Recurso (Amparo) un fallo histórico como el suyo hoy, por idénticas razones.

Largo sería -y material nos sobra como bien comprende porque somos colegas añosos en este oficio tan bien llamado el más maravilloso por el Gran Gabo, relatar tantas peripecias de esa lucha.

Pero el material que le enviamos adjunto, un suplemento especial de nuestro semanario en reedición de este año, y alguna editorial encontrada en los archivos que reflejan lo que ocurría por estos lares, seguramente servirán para reforzar las convicciones expuestas en su denodado empeño que -estoy seguro de no equivocarme al igual que mi hijo que fue co actor del Amparo nuestro- nos hermana por siempre.

Disculpas por la "lata" apreciado y respetado Luis. Pero no dudo que tanto lo sorprenderá esta comunicación como le agradará.

Reciba estos abrazos salteños que se fortalecen con lo que con toda razón y justicia Luis Majul hoy muestra al país y al mundo con legítimo orgullo.

Siempre a la recíproca de los colegas cabales, otro abrazo.

Juan Guillermo Gonza - Director Semanario Nueva Propuesta

Juan Guillermo Gonza (h) sub director del semanario y titular de GG Producciones Periodísticas - "Viaje de Pesca, Caza y Turismo" revista, tv, radio.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes

© 2015 by Sebagrafic Design.

Visitantes