El gobierno dejó un vacío que la oposición busca llenar

El costo del sinceramiento de la economía por un camino correcto

La economía argentina transita un período de retracción y las expectativas de los agentes económicos son que recién en el último trimestre del año la actividad volverá a despegar. Este parate es producto del sinceramiento de diversas variables que el gobierno anterior había dejado atrasadas (dólar y tarifas, las principales) y de las medidas que tomó la actual gestión para sentar las bases de una recuperación (fin del cepo cambiario, eliminación de retenciones a economías regionales, cambios en comercio exterior, arreglo con los holdouts, liberación del sistema de pagos, entre otras).

Implementar todas estas medidas, que van en el camino correcto para un crecimiento más sustentable, tiene costos en lo inmediato. Los principales, la disparada de la inflación, con el correlato de la caída del consumo y el freno de la actividad, tanto por la suba de precios como por las elevadas tasas de interés.

Esperar que estas cuestiones se superen con la esperada reactivación no es una buena decisión. “En el largo plazo, estaremos todos muertos”, decía Keynes. Y es así: una compañía que quiebra no vuelve a abrir; un trabajador sin ingresos se queda sin comer; empresas y familias sin dinero acumulan deudas difíciles de cancelar.

Para sobrellevar estos problemas, que impactan de lleno en los sectores de menores recursos y en las empresas con menos espaldas, el Gobierno implementó algunos pocos instrumentos, pero la frazada es, a todas luces, insuficiente para pasar el invierno: una pequeña ayuda monetaria, acotada a beneficiarios de la asignación universal y a quienes reciben la jubilación mínima, o la extensión de asignaciones por hijo a monotributistas, entre los más relevantes.

Esto no alcanza. La avanzada en el Congreso del proyecto antidespidos muestra que el Gobierno dejó un vacío que la oposición busca llenar.

El Presidente anunció varias medidas, aún sin implementación, pero el timing deja mucho que desear. Recién ahora el Congreso analiza la devolución del IVA a los sectores más vulnerables. Otro proyecto, la ley de autopartismo, también está por ser tratado por los legisladores, al igual que una iniciativa para impulsar el emprendedorismo y la creación de empresas. La Afip dijo que se elevará el tope para el monotributo, pero aún no hay nada concreto. Las reformas profundas en Ganancias para las personas físicas pasaron para el año que viene. Aún se espera la promesa de una baja de impuestos laborales para empresas en problemas.

Como si esto fuera poco, en los últimos días se decidió una suba del 10 % en los combustibles. Una medida inentendible desde varios puntos de vista, pero que, sobre todo, puede atentar contra el propio plan del Gobierno, al generar otro salto inflacionario y complicar la recuperación.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes