Gustavo Sáenz se compromete: ¡La decisión política está tomada, la Balcarce no es para boliches!

Mientras los concejales plantean dejar todo como está…

Apenas anunció que esta vez sí se tomaría el toro por las astas en lo que ya directamente se ha dado a llamar la “cuestión Balcarce” y desde la Municipalidad se concretaron varios operativos de clausura y sanción a confiterías o pubs que en realidad funcionan directamente como boliches bailables, el intendente Gustavo Ruberto Sáenz recibió todo tipo de amenazas personales y contra su familia.

El desmadre en que se ha convertido el otrora soho cultural donde el talento y el arte se conjugaban en un paseo que por esto mismo se había convertido en un polo de atracción turística tiene un solo responsable: el Estado, tanto municipal como provincial.

Lo que ayer eran peñas folclóricas, “guaridas” de jazz, rock o música selecta, se ha convertido directamente en un corredor donde el 90% de los comercios del rubro funcionan como boliches, merced a la laxa –por no decir corrupta- ordenanza 13.625 sancionada en 2009 que permitió a confiterías, cafés concert y pubs poder anexar un porcentaje de su espacio físico para “baile”.

El tema volvió al tapete de la discusión con la nueva gestión municipal y estalló por el aire de la información y la opinión pública tras las amenazas recibidas por el jefe comunal la semana pasada.

“Evidentemente decisiones políticas como estas tocan ciertos intereses, económicos sobre todo” dijo Sáenz acerca de las amenazas durante el programa Sin libreto, que por Cablevisión conduce el colega Mario Ernesto Peña acompañado por los periodistas Analía Machuca, Héctor Alí y Pablo Ávila, cuya emisión íntegra estuvo dedicada exclusivamente al intendente y la “cuestión Balcarce”.

Allí Sáenz se mostró firme en cuanto a que la decisión política de terminar con el descontrol está tomada, hizo un tiro por elevación a la Cámara de Diputados y a su presidente, se sobreentiende, que desde hace seis años tiene cajoneada la modificación a la ley de contravenciones (de su autoría cuando senador provincial y con media sanción desde aquel entonces en la cámara alta) que prevé endurecimiento de sanciones para quienes expendan alcohol a menores de edad, y metió presión a los concejales para que luego del plenario, como suele suceder con estos temas, el proyecto del subsecretario de Control Municipal Nicolás Avellaneda no quede en aguas de borraja y todo siga igual. Profecía que, como está visto, se cumplió tras la reunión plenaria entre empresarios de la noche, funcionarios y ediles cuando estos últimos, quienes en rigor de la verdad tienen la potestad para modificar la vergonzosa norma, concluyeron que los boliches pueden seguir funcionando pero “con cambios”. O lo que es lo mismo: que nada cambie.

A continuación la entrevista completa al intendente de la principal ciudad de Salta:

La preocupación es de todos, y es un tema que no se habla mucho en el Poder Ejecutivo Provincial, no se habla a nivel legislativo, pero nos están envenenando los chicos en la provincia con el alcohol…

Y se están envenenando solos. Es preocupante la situación, uno que tiene hijos chicos lo vive sobre todo los fines de semana con esto de las “previas”, los “after”, los lugares que tienen prohibido y venden les venden bebidas alcohólicas. Yo hace tiempo que vengo trabajando sobre este tema, de hecho en alguna oportunidad desde el Concejo Deliberante los invité a los menores jóvenes que hagan un debate para que cuenten cómo ingresaban, cómo compraban alcohol, es más, nos contaron hasta cómo falsificaban la documentación. Y de ahí saqué una ordenanza, la de tolerancia cero, de prohibición de ingreso de menores de edad a locales nocturnos. No fue suficiente con eso, después cuando fui senador provincial presenté la modificación de la ley de contravenciones que salió por unanimidad en el Senado y hoy sigue durmiendo en algún cajón de la Cámara de Diputados, que tiene que ver con esto: que los empresarios inescrupulosos que les venden alcohol a los chicos puedan ir presos; que los padres hagan junto a sus hijos menores hallados en infracción alguna actividad social para que tomen conciencia de la responsabilidad que tienen sobre sus hijos en la calle. Pero evidentemente es un tema que estamos dejando pasar y no lo estamos discutiendo con la responsabilidad necesaria.

En los boliches ya se les vende alcohol a los chicos en baldes, les destrozan el hígado y la cabeza porque les ponen pastillas energizantes…

O lo combinan con Speed…

Es decir: el hecho de cerrarle el boliche a un empresario cuando un inspector les hace una multa cinco días no le afecta para nada, para nada. La verdad que lo único que podría hacer que esa gente se cuide es que tenga el boliche 30 días cerrado y además vaya preso.

Quiero ser claro: Yo presenté una ley. Una ordenanza no puede modificar una contravención y mandar preso a un empresario inescrupuloso que vende alcohol a menores. La ley de contravenciones sí lo puede hacer, de hecho la presenté, fue votada por unanimidad en el Senado y está en la Cámara de Diputados, ya seguramente habrá perdido trámite legislativo y estará archivada en algún lugar. Determinamos que la clausura no los molesta, lo que sí ahora están viendo es que la clausura es por un fin de semana entero que no abren y ahí sí pierden plata. Pero tenemos que buscar la forma de que la Balcarce vuelva a ser lo que fue en sus inicios, ojo, tampoco se trata de demonizar la Balcarce porque hay boliches de otras zonas donde pasa lo mismo. Esto tiene que ver con el alcohol, la droga, la falta de control.

Estamos trabajando en conjunto con el Ministerio de Seguridad de la provincia y estamos de acuerdo con que hay que terminar con lo que está pasando en la noche salteña. Los turistas y la gente grande que se está distendiendo sanamente sabe que a las dos y media o tres de la mañana se tienen que ir, dicen “vámonos porque ya empiezan a venir los chicos” o “vámonos antes que salgan”, porque cuando salen a las cinco de la mañana ya es tierra de nadie.

Violencia, chicos alcoholizados, chicos sacados en ambulancia en coma alcohólico. ¿Qué estamos esperando para actuar?

¿Cuál es el negocio en este como para que no se tome una medida legislativa por parte del Gobierno? Uno dice: esto lo vivimos todos, esto lo sufrimos todos, el gobernador tiene hijos de esa edad…

Sí, el proyecto que tiene media sanción es claro y como veíamos que con las clausuras y las multas no era suficiente, entonces queríamos modificar la ley de contravenciones para que la clausura sea definitiva e incluso el empresario infractor pueda ir preso. Nunca salió. Más vale que tiene que existir la voluntad política de quien está al frente del gobierno para que esto suceda. Los padres también tienen que ser responsables. Pero hay que tomar las cosas en serio de una vez por todas porque si no termina el plenario en el Concejo y no pasa nada, yo les pregunté ayer a los concejales: ¿cuántas veces discutimos el tema de la Balcarce? ¿Cuántas veces el tema de la prostitución? ¿Cuántas veces los vendedores ambulantes?

Cuando no hay decisión política de ordenar la ciudad y que las normas se respeten todo sigue igual.

A mí me dicen que tengo algo personal contra la Balcarce, no es cierto, es un error, yo no quiero demonizar la Balcarce. Lo que estamos haciendo es recuperar la autoridad municipal, que estaba perdida. El otro día multamos a todos los comerciantes de la Plaza 9 de julio porque tiraron la basura el viernes santo sabiendo que al otro día no pasaba el recolector. Lo mismo con los baldíos. Estamos recuperando el espacio público. Estamos haciendo cumplir las ordenanzas. Esta es la diferencia con la municipalidad anterior.

En la Balcarce: los que cumplen con su rubro, con la capacidad, con las normativas vigentes, no van a ser clausurados. Los que no ¿qué pretenden, que sigamos así, que tengamos una desgracia?

Como ya hubo…

Sí, como ya hubo, o que pase un Cromañon. Sabemos que puede pasar algo grave en la Balcarce o en la salida de los boliches.

¿Hay un cálculo de cuánto dinero se mueve? Porque de ahí viene el tema de las amenazas que usted sufrió…

La verdad que no sé, pero el tema de las amenazas lo tomo como de quién viene, con cobardía. Fue en Pascuas, y en medio de todas las salutaciones por la festividad la verdad que no le dí entidad, pero después el ministro de Seguridad me dijo que no, que era grave y que había que hacer la denuncia, y también el jefe de policía.

Pero es evidente que cuando uno empieza a hacer respetar las ordenanzas se molestan intereses. Cuando Salta es tierra de nadie, cuando se ocupan los espacios públicos, cuando hacen lo que se les canta la gana… se tocan intereses, económicos sobre todo.

Pero quiero que quede claro algo, porque algunos comentan: bueno, como cambió el dueño del circo ahora el nuevo dueño quiere que lo vayan a ver a él. No, para nada, yo tengo la decisión política de clausurarlos cuántas veces sea necesario y por qué no definitivamente para que cumplan las ordenanzas. Yo no estoy buscando que aparezca el dueño.

Vos estás hablando de prebendas…

Porque evidentemente había…

Alí: Está instalado en la inconsciente de la sociedad de que el inspector cobra las coimas. ¿Se conversó o se capacitó a los inspectores para hablar de esta política?

Sí, por ejemplo, mucha gente nos decía que los inspectores labraban el acta y ponían una firma ilegible, entonces sacamos a través de la Procuración que cada inspector tenga un sello que sea personal y la firma que corresponde sea la de él, si no no hay acta de infracción. Entonces los inspectores saben (no generalicemos porque hay mucha gente que trabaja honestamente) que acá no hay arreglo.

Alí: Las actas de clausura hablan de infracciones como por ejemplo de locales que violan la habilitación del rubro para el cual están autorizados como ser confiterías que se transforman en locales bailables, ¡pero también hay boliches instalados como tales!

Hay uno solo, que por decreto de la época de San Millán está funcionando como boliche, y no sé si en la actualidad está funcionando como tal.

Pero, adónde quiero llegar, y yo también se lo planteé a los concejales: ¿Se acuerdan cuando erradicamos Refinor de Chachapoyas? Que le dimos un tiempo, y después se fueron a Güemes. Bueno, creo que hay que empezar a hablar en serio de este tema y decirles “muchachos tienen tanto tiempo para ir retirándose de aquí, vamos a ver cómo se los ayuda con el tema de la inversión”. Esto no es de un día para el otro, pero hay que empezar a decirles: La Balcarce no es para boliches.

¿Crees que hay que sancionar ordenanzas más duras o con las que están es suficiente?

Haciendo cumplir las que están es suficiente.

¿Contravenciones?

Ya lo dije, el proyecto que tiene media sanción prevé penas más duras, muchas veces a los empresarios la clausura no los molesta, los va a molestar mucho más si van presos. Pero también hemos hablado con el Tribunal de Faltas y hemos logrado que los jueces de faltas roten. Qué pasaba, por ejemplo: el que trataba la nocturnidad siempre era el mismo juez, entonces caía en reincidencia un boliche y tenía que ir a tratar siempre con el mismo juez. Entonces nos sentamos con la oficina anticorrupción, con la procuración y con los jueces y les dijimos “tienen que rotar y nadie puede ser específicamente encargado de un tema”, porque si no ahí empiezan los problemas porque es más fácil ir a la Tribunal y arreglar una multa con un pago voluntario y levantan la clausura y volvemos a lo mismo: la fiesta se reabre el próximo viernes y no pasa nada.

¿Descartas el cambio en el legislativo municipal entonces?

Las ordenanzas están, habrá que mejorarlas, si realmente existe la decisión de los concejales de que no haya boliches, no haya pubs o confiterías bailables, o locales con rubro bailables como hay hoy en la Balcarce tendrán que modificar la ordenanza que es del año 2009.

¿Y en lo que hace a la ley de contravenciones?

La Legislatura lo puede hacer. Hay chicos de 13 o 14 años que están consumiendo bebidas alcohólicas, que es la puerta hacia otra cosa. Yo tengo esta preocupación, tengo un hijo de 22 años y adolescentes, he visto este proceso, sé lo que son las “previas”, sé lo que son los “afters”, veo los chicos, me quedo despierto hasta altas horas de la noche, los voy a buscar yo.

Machuca: Usted habló de lo que pasó con Refinor, pero no se olvide que hay otros casos como el de un frigorífico, incluso con sentencia judicial en contra, que no hizo caso y sigue funcionando.

Peña: En la Capital pasan cosas increíbles, todo tiene un porqué, yo no creo que de buenos en el Concejo Deliberante sigan aprobando ordenanzas para que ese lugar al que hacía referencia Analía pueda seguir funcionando y es un lugar que tendría que haber desaparecido ya de la Capital hace más de diez años, hay temas que son tabú, entonces uno puede preguntar inocentemente ¿hay plata de por medio? Y del otro lado la respuesta es: Sí. Otra explicación no hay. Lo que pasa con el Frigorífico Arenales pasa también en la Balcarce y otro lugares donde hay boliches habilitados por ejemplo al lado del Club Libertad, creo que Escombros, donde hubo muertos. Y sin embargo al as 48 hs estaba funcionando de nuevo, nadie sabe quiénes son los dueños, y los dueños son responsables ante la sociedad. Los boliches que están sobre la avenida Paraguay exactamente lo mismo, sacan personas desmayadas, una vez el dueño de un boliche la tomó del cuello a una mujer policía que estaba controlando y le dijo “no sabés con quién te estás metiendo”. Y si a eso le sumamos las amenazas contra el intendente, “a vos y a tu familia te va a pasar esto o lo otro” o le dicen “vos arreglá por plata y dejá las cosas como están, no toqués nada”, quiere decir que estamos ante una mafia. Y esos mafiosos son los que están prostituyendo a los jóvenes de la ciudad capital. ¿Esa es la lectura o no?

Sí, pero no quiero demonizar a todos. Lo que hay que recuperar es la noche salteña, que el paseo de la Balcarce sea verdaderamente un paseo y al mismo tiempo concientizar en las escuelas, las familias, los padres. Lamentablemente a esa edad los chicos no tienen ley y entonces hasta les parece canchero y divertido tomar alcohol. El otro día yo veía como a un chico le decían “fondo blanco… fondo blanco…” entonces lo llamé a mi hijo y le dije “qué están haciendo con el chiquito ese”… “no –me dijo- es el bautismo”. ¡Bautismo de qué, le va a dar un coma alcohólico, lo van a terminar matando! Pero creen que es gracioso. Uno lo habla desde la experiencia.

Alí: Yo recuerdo que hacíamos producciones periodísticas en los 90, y ya había previas, ya había afters, ya había coma alcohólico. Entonces hablamos por un lado del deterioro de la sociedad que en las sucesivas generaciones siguen consumiendo alcohol, pero por otro lado está la clase política o dirigente que no ha podido corregir eso ni siquiera desde la escuela u otros estamentos…

Y que no quiso, y que no se preocupó o no le pareció importante. Yo hablo con mis hijos de esto y me dicen “papá vos sos de otra época”.

Esta discusión la estamos dando en Salta pero pasa en todo el país, como dice Mario la legislación tiene que ser más dura con los empresarios que venden alcohol y con los padres también, los padres tienen que tener la responsabilidad que corresponde y poner los límites.

Pablo Ávila: También está el otro problema, no sólo de alcohol en menores sino en mayores, los dueños del boliche cuando consideran que un alcoholizado no puede seguir gastando más en la barra le echan a golpes con los patovicas, se dio un episodio en diciembre de un joven que fue echado de un boliche de la Balcarce y murió, y el boliche no se hace cargo de nada…

Es la irresponsabilidad que tienen los empresarios…

Ávila: Otra cosa: también lo que se concibió como un gran logro, tabaco cero en lugares cerrados, en los boliches ya no se respeta, en los boliches se fuma…

Se toma, se fuma, vaya a saber qué cosas más que debe haber adentro. Yo quería llegar a la responsabilidad social y muchas veces las empresas se enojan, por ejemplo, yo consideraba que las estaciones de servicio no debían expender combustible a los que iban alcoholizados o sin casco y me contestaron que eso no era responsabilidad de ellos.

Acá los boliches te dan alcohol hasta que no das más y después que Dios te bendiga, se abre la puerta del boliche y el problema es del Estado, de los padres, del chico, total el empresario ya hizo su negocio.

Hay que resolver este problema organizadamente, esa comunidad organizada de la que tanto se habló y se habla, entre todos hay que resolverlo. Son cinco los malos; los buenos somos 600 mil.

Peña: Sí, esa es la proporción, sin cinco o diez, no son más.

No son más.

Machuca: Para qué inventar lo que en otros lugares ya pudo haber sido resuelto… digo, ¿tiene información de cómo se resolvieron problemas como estos en otras comunidades?

Pasa que la Balcarce se había transformado en un ícono del turismo, como el Tren a las Nubes, por ejemplo. Y hoy el turista ya no va, porque los aprietan, les roban el celular, porque hay muchos borrachos. Antes el turista venía y se entusiasmaba yendo de una peña donde escuchó folclore a otro pub donde alguien cantaba tango o tocaba jazz, y ahora eso ya no existe. Ya no están pasándola bien en la Balcarce.

Peña: Vos me decís que hace cinco o seis años atrás presentaste ese proyecto y hoy ese proyecto está dormido en Diputados, entonces hay una responsabilidad de la Cámara de Diputados en el no tratamiento de ese tema.

Por lo menos en la discusión, yo no digo que porque sea mío el proyecto es excelente…

Pero si se aprobó por unanimidad ya no es tuyo…

Aprobado con media sanción del Senado, por unanimidad, creo que la discusión hay que darla. Si con la normativa vigente, con la ordenanza no alcanza, se necesita una legislación mucho más dura.

Alí: Hay ciudades como Mar del Plata que tienen concentrados los boliches en una avenida, Constitución, por ejemplo…

Sí, en Catamarca hicieron algo parecido, estuve hablando con el intendente de Catamarca y me contó que si bien es una ciudad más chica los boliches estaban cerca de la plaza y ya se había empezado a complicar el tema, entonces él junto al gobierno dieron terrenos, exenciones impositivas, créditos blandos, y se fueron trasladando de a poco.

Peña: Pero una cosa es que se trasladen los boliches y otra que siga la misma modalidad. Qué quiero decir: que si se los va a ayudar a los empresarios a que se trasladen de la Balcarce a otro lado llevándose los chicos de 14 años a seguir dándoles alcohol a otro lado estamos en la misma…

Puede discutirse boliches sí o boliches no, el traslado, etc. Pero lo que no tiene discusión es el tema menores, yo ya lo he planteado: ¡menores no! Los menores no tienen que estar en ningún boliche o bar en la noche.

Además, como le decía al subsecretario de Control: los chicos ya llegan alcoholizados, de las “previas”, después salen más alcoholizados del boliche y continúan alcoholizándose en los “afters”.

¿Y quién les vende antes, durante y después? ¿Y quién controla? No alcanza operativamente la municipalidad, necesita de la policía, del gobierno provincial, de los vecinos que hagan denuncias. Hemos puesto en práctica un sistema para que el vecino denuncie mediante a través de la página web y los celulares cuestiones de Medio Ambiente y lo vamos a hacer también con Control.

Ávila: ¿Y en cuanto a las responsabilidades políticas en esta situación de descontrol? Porque usted formó parte del equipo de Miguel Isa incluso siendo senador por lo menos hasta la última etapa. ¿Está dispuesto a denunciar las irregularidades que se fueron cometiendo, lo cercos que se fueron saltando en esa etapa, los límites que se fueron corriendo? O piensan mirar hacia adelante y avanzar desde donde se dejó...

Estamos trabajando sobre lo que no se hizo: controlar. Yo digo que desde hace dos años la municipalidad ha perdido toda la autoridad, por eso es que los espacios públicos han sido invadidos, por eso es que está pasando esto en la Balcarce.

Peña: pero no le podemos pedir a los ciudadanos que además de los problemas que tienen se tengan que hacer cargo de temas que son propios del estado, como el control, la seguridad, etc.

Pero el estado no puede hacerse responsable por las cosas que no hacen los padres.

Peña: No, si hacen la previa en la casa de un amigo, es tu hijo y vos sos el padre. Pero sí creo que debe haber un estado más firme, con leyes y ordenanzas más firmes.

Alí: Estamos analizando todo que pasa con los chicos durante, pero no antes, porque los chicos van a los boliches y necesitan excitarse, tomar alcohol, si no están vacíos, porque no pueden estar toda una noche en un boliche tomando gaseosa porque no lo van a hacer. Entonces la pregunta es ¿qué le está faltando a la sociedad darles a los chicos? Digo, más deporte, más cultura, más oportunidades como para que no necesiten llenar esa noche tomando alcohol porque de alguna forma eso es vaciar la cabeza.

Faltan políticas públicas para los jóvenes, políticas de estado, pero repito: esto no se resuelve acá en Salta, esto pasa en todo el país y en el mundo.

Peña: Está bien, mucho se habla de droga, de radarización, de ley de derribo, pero mientras tanto hay un flagelo que tiene la sociedad que es el alcohol porque estamos dejando que un chico de 14 años se emborrache en la Balcarce porque no hay una ley o una ordenanza que proteja al menor ya al padre, que no sanciona como corresponde a un inescrupuloso que lo deja entrar a un boliche y encima lo deja que se emborrache y después lo larga. Entonces si hay una ordenanza que dice que ese señor no puede dejar entrar a un menor, lo hace; que no le venda alcohol, lo hace, y bueno… cuando haya un Cromañón como vos decís vamos a lamentarnos… ¿Entonces puede ser que un grupo de cinco o diez inescrupulosos en Salta Capital (no sé del interior) puedan seguir rompiéndoles la cabezas a esos chicos?

Yo creo que no, las leyes están, hay que mejorarlas, las ordenanzas están y hay que mejorarlas. Insisto, la decisión política es firme: lugares que no cumplan serán clausurados.

Peña: Vamos a seguir el tema, y lo comprometo para que me haga llegar ese proyecto de ley que tiene media sanción para que en esta mesa lo sentemos al presidente de la Cámara de Diputados y nos explique por qué desde hace tanto tiempo lo tienen guardado.


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes

© 2015 by Sebagrafic Design.

Visitantes