Jujuy: El gobernador Morales no anda con vueltas: ¡Milagro Sala se cansó de robar en nombre de los p


San Salvador de Jujuy (Informe Especial). Con un mes ya cumplido del “acampe” que esta capital viene soportando de la organización kirchnerista Tupac Amaru que lidera Milagro Sala, con consecuencias no sólo materiales sino también a la par en todos los órdenes que hacen a la vida normal y digna del conjunto de la sociedad, los jujeños realmente padecen. Y al manifestarse por supuesto que no se limitan a criticar el histórico cogobierno que le permitió el dócil ex gobernador Eduardo Fellner a la preferida dirigente social del gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, sino que también con justificadas razones, a la excesiva tolerancia del nuevo gobierno del radical Gerardo Morales para con el desborde que altera la vida cotidiana de la capital principalmente y de no pocos otros lugares del interior.

Si hubiese que graficar este cuadro lamentable que muestra hoy al país y al mundo la así desvirtuada “Tacita de Plata”, sin margen mínimo de error cabe definir que los jujeños en su absoluta mayoría están hartos de soportar tanto la patota como la falta evidente de autoridad para, cuanto menos, frenar el desborde donde los procederes violentos y hartos groseros son moneda corriente además de impunes por más de un mes.

En este análisis por supuesto que tienen el absoluto derecho a expresarse los protagonistas en conflicto. Y la lectura de estas páginas referidas a la situación de Jujuy lo demuestra en forma concluyente.

De hecho que la palabra del gobernador recientemente asumido, el radical Gerardo Morales, constituyen la vanguardia natural de la información por cuanto es el conjunto de la ciudadanía el que le reclama definiciones y acciones. Palabra esta última que en modo alguno –aunque no pocos crean lo contrario- significa exigirle la barbarie de la represión que aún en muchos casos de protestas sociales se manifiesta como un resabio de la última dictadura militar, la del genocidio que aún es herida abierta en el cuerpo social de la patria.

Pero lo que no basta es una solicitada inclusive de texto confuso y la estrategia sin tiempos perentorios como los debiera tener, de establecer puntos de contacto para dialogar y buscar los caminos de salida. Es una responsabilidad ineludible hacerlo. Para esto o para cualquier gobierno de turno.

Claro está que tampoco puede interpretarse lo dicho como la consagración de la dueña de la verdad ni de la razón ni de Milagro Sala ni de Raúl Noro, ni del diputado que reemplazó a Sala en la legislatura provincial el abogado Ariel Ruarte, ni del Perro Santillán ni de Juan de los Palotes.

La esperanza de un país que va a superar las gravísimas fallas del autoritarismo, la soberbia y el personalismo de Kirchner y su sucesora deben alimentar hoy en Jujuy idéntica perspectiva de civilizar la política.

Y, si en ese marco de acción y metodología democrática cabe la actuación de la Justicia por imperio de evidentes rastros de corrupción, que nadie dude que nuevamente será la mayoría de los ciudadanos los que avalarán el castigo de todo latrocinio consumado con impunidad durante tantos años.

¿O acaso no sobran los testimonios de esa impunidad en años de una probadamente espuria relación política y económica del Ministerio de Acción Social que conducía Alicia Kirchner y que respecto a la Tupac de Milagro Sala obedecía sin la menor reserva de legalidad la órdenes de N{estor y Cristina de financiar sin control todos los proyectos de quienes cogobernaban Jujuy con la complicidad y negligencia culposa del gobierno que derrotó el frente de Morales con Masa y el Pro en forma tan categórica?

Y si alguna duda pudiere existir de esa connivencia dolosa, los archivos fotográficos, fílmicos y de audio se encuentran a raudales en cualquier archivo periodístico o de internet.

La firme postura de Morales

Ríos de tinta ya corrieron por este inusitadamente largo “acampe” de la Tupac Amaro nada menos que en la plaza principal de la ciudad capital donde sus protagonistas no respetan nada. Ni normas legales ni normas de conducta de todo ser humano.

En ese detalle de reacciones y declaraciones, veamos los argumentos del nuevo gobernador jujeño, el radical Gerardo Morales, reflejado –entre cientos de repercusiones- por la siguiente nota periodística registrada por Radio Ciudad AM 110. Leamos el relato de los colegas jujeños:

  • "Con 3 millones pagamos lo que Milagro Sala hacía con 12 millones"

  • “Milagro Sala no volverá a cogobernar Jujuy…”

  • “En 2014 se robaron 50.000 bolsones de ayuda alimentaria”

  • En diálogo con Radio Ciudad AM 1110, el gobernador jujeño Gerardo Morales cuestionó el manejo de fondos por parte de la dirigente social Milagro Sala y la Tupac Amaru, a quienes acusó de quedarse con mucha plata destinada a ayuda social.

Consultado en relación a la permanencia de la gente de la Tupac en Plaza Belgrano, el mandatario jujeño calificó el acampe como una iniciativa política y un intento de Milagro Sala de seguir "co-gobernando Jujuy". “Esta señora quiere que yo la reciba porque quiere co-gobernar Jujuy, y yo no voy a permitir que cogobierne y que le robe a la gente”, declaró. Por otra parte, el gobernador denunció que “el año pasado le dieron un cheque de 12 millones de pesos para pagar la ayuda y hoy pagando toda la ayuda no vamos a gastar más de 3 millones; se llevaban la plata”. “El año pasado entregaron 139.000 bolsones de ayuda alimentaria, yo compré los 139 mil bolsones pero establecimos un mecanismo para entregarlos en el Regimiento y entregamos 90 mil bolsones, o sea que se robaron casi cincuenta mil bolsones de alimento”, agregó. Según Morales, Sala busca de esta manera “presionar y arengar para que haya más conflicto y sea ella quien canalice la

tener ayuda”. “Puede que quede reducida ella con el grupo de mafiosos y coroneles que tiene y que coparticipaban de este sistema clientelar y de dinero sin control.

La familia pobre o indigente que necesite la va a tener pero directamente, sin que besarle la mano a nadie”, finalizó.

Y un luto que no puede olvidarse

Si existe en estas páginas periodísticas referidas a un conflicto político y social en Jujuy algo que jamás nadie puede perder de vista, es la tragedia de los gendarmes que entregaron su vida en viaje a Jujuy, convocados por su servicio y profesión, advertidos de la posibilidad cierta de un desborde social que siempre tiene el riesgo de la violencia y sus consecuencias más extremas. A ellos, a sus familias inconsolables, a su institución que debiera haberlos cuidado y protegido de mejor manera habida cuenta de lo que las pericias refieren respecto a la seguridad de sus vehículos y demás elementos de protección y labor, vayan estas palabras que se convierten, en nombre del pueblo sin distingo alguno de ningún tipo, en dolido homenaje.

La otra Campana

Un enfoque desde el punto de vista de

lo que debe ser una Organización Social

Por Ariel Ruarte

El diputado que reemplazó a Milagro Sala en la banca de diputado provincial

Sin modificar en lo más mínimo su ya dilatada trayectoria en la militancia en la Tupac Amaru que lidera su compañera de luchas Milagro Sala, pero con un enfoque donde ni siquiera menciona el popular nombre del hoy debilitado grupo que cogobernó Jujuy con notable impunidad en la gestión del delegado de los Kirchner Eduardo Fellner, el abogado Ariel Ruarte accedió de nuestro pedido de su opinión sobre la delicada situación que vive Jujuy en lo social. Particularmente, con esta última y aún inconclusa “batalla del acampe” en la Plaza Central de la Tacita de Plata.

Ariel Ruarte, a pesar de su juventud, no es una personalidad desconocida. En su trayectoria este semanario destaca hoy en razón de su compromiso editorial de 24 años ininterrumpido en defensa de los Derechos Humanos, su actuación como querellante en el Tercer Juicio por la Verdad desarrollado desde diciembre de 2014 a mediados del 2015, y que comprobó con su fallo condenatorio a los torturadores de aquel tristemente recordado “Operativo Vuelo 718” la verdad irrefutable del martirologio que padecieron 80 presos políticos de la última dictadura del Centro de Detención y tortura que fue la Cárcel de Jujuy a su par idénticamente criminal que fue la Unidad 9 de La Plata.

Pero volvamos el enfoque al tema de este informe especial de lo que hoy sucede en la hermana provincia norteña donde el peronismo perdió rotundamente las elecciones y por ende gobierna el radical Gerardo Morales en un frente con peronistas disidentes, el PRO y el movimiento renovador de Sergio Massa más otras organizaciones políticas y sociales antikirchneristas.

Esta es la columna de opinión de nuestro invitado que, con su firma y total libertad, como todo pensador que escribe para estas páginas, confirma el sentido democrático de nuestra publicación:

“La Red de Organizaciones Sociales en ejercicio legítimo de su derecho de libre expresión y de petición a las autoridades (ambos de indiscutido rango constitucional) y como último recurso para amplificar su pedidode diálogo con el Gobierno Provincial, llevan adelante una pacífica manifestación que consiste en la ocupación del espacio público sin exclusión de la posibilidad de transito de los otros ciudadanos. En un contexto nacional y provincial de injusticia creciente, las luchas por el reconocimiento de la vida digna se esconden en una agenda de los medios con otras urgencias y así, unorden más participativo, distributivo y proclive a la justicia social se torna cada vez más lejano.

El Gobierno Provincial tiene la obligación de garantizar el orden público, con tolerancia por las manifestaciones y las alteraciones que estas suponen, pues en su gestión, el limite debe ser la Constitución como sistema armónico y total, donde los derechos fluyen en tolerancia sabia y sin absolutismos necios que nieguen al otro el acceso a sus derechos y con esto le imponen casi la inexistencia.

Se ensaña contra quienes se agrupan y levantan banderas, negándoles su identidad e intentando destituir a quien “logró transformar el estigma en emblema” (E.Goffman). En Milagro lo indio, lo negro, lo matriarcal son orgullo de pertenencia y no símbolos de marginación.

Lejos de proponer una respuesta integradora, el Gobierno se esfuerza por alimentar el rechazo contra quienes no están dispuestos a encuadrarse en los márgenes sociales y espaciales que sostiene en su ideario conservador que atrasa más de un siglo.

La reunión de 18 días en la Plaza Belgrano constituye un uso tan legítimo del espacio público como las actividades comerciales o el tráfico de vehículos y personas. Los mecanismos siempre actuantes del prejuicio y rechazo no constituyen una razón legítima en la distribución espacial de la población. La red de Organizaciones Sociales no ha tomada una Plaza ajena, la Plaza le pertenece hace más de 500 años.

La Constitución consagra la libertad de reunión, de manifestación pacífica y de petición a la autoridad, obliga al Gobierno Provincial a tolerar que la Red de Organizaciones Sociales transmita su mensaje, especialmente cuando esas personas son sus representantes público, más aun cuando esa petición lleva inserta el derecho –también de índole constitucional- de acceso o no exclusión de una vida digna, a través de su desempeño ampliamente probado como CONSTRUCTOR, EDUCADOR Y AGENTE VINCULADO A LA SALUD de la Provincia.

El Gobierno, con mal consejo legal, se ha mostrado ajeno al diálogo y como único intento de solución hacia la Paz Social que todos queremos, ha buscado el garrote que supone el sistema penal. Formulada la denuncia del 194 del C.P. ni con el Poder Judicial a sus pies, por la invasión de la Tribu Radical al Superior Tribunal (transformado en un Comité), ha logrado represión, porque a todas luces hay solo ejercicio legítimo de un derecho.

Se equivocan también cuando a más de 25 años de su abolición, recurren al sistema tutelar de menores para denunciar la presencia de niños en la plaza, como si la Convención del Niño no hubiese pasado, como si la reforma Constitucional de 1994 no hubiese ocurrido, se preocupan por la presencia de los menores en la plaza y no por los derechos de esos niños, que si sus padres no tienen éxito en su gestión se quedaran sin futuro y sin presente.

Ahora vienen por su tercer intento de judicialización de la Protesta, mirando al mundo como si estuviera en oferta, poniéndole precio a todo, comprando dignidades que estaban de remate y ofreciendo una reparación económica por una situación que han generado desde su omisión de dialogo.

No escapa a la lógica del nexo causal en la estructura del daño que el ejercicio legítimo del derecho constitucional a expresarnos libremente a pedir a las autoridades no tiene origen en nuestras ganas de estar en la Plaza, si no en el incumplimiento de su compromiso de campaña de dialogar y obligación constitucional de dar una respuesta a quienes temen de ser expulsados del sistema social y ser víctimas de la negación absoluta de sus derechos y dignidades.

Su Triunfo electoral no implica la negación de nuestra existencia, ni si quiera nuestra derrota, esto no es una guerra, acá hay disidentes no enemigos.

Acá hay una parte del pueblo que usted gobierna que agobiada por las formas de discriminación abiertas y legalizadas de los 90, encontró una líder, que consolidó consignas y que constituyó una identidad que valora sus características y su cultura.”


Síguenos...
  • Twitter Basic Black
  • Facebook Basic Black
 Artículos Recientes

© 2015 by Sebagrafic Design.

Visitantes